El secretario general de la OCDE, el mexicano Angel Gurria, cree que Grecia necesitará "una generación entera" para poder reducir su elevada deuda pública, al tiempo que se mostró optimista sobre un retorno al crecimiento en el año 2012.

En una entrevista concedida al diario "To Vima", el máximo responsable de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) firmó asimismo que el control de la deuda "ya está en la esfera de lo alcanzable".

"Una generación entera de griegos se sacrificara para la reducción de la deuda", aseguró Gurria.

Hacía referencia así al más reciente pronóstico de la OCDE, presentado esta semana en Atenas, que prevé que el país helénico necesitará 25 años para reducir su deuda del actual 159 por ciento de su PIB hasta entre el 60 y 100 por ciento.

En todo caso, insistió en "la necesidad de fortalecer la competitividad de la economía griega", "combatir la evasión fiscal" y continuar las "atrevidas reformas" en el sector público.

"Mi impresión es que a lo largo del año pasado Grecia ha registrado un progreso impresionante. Y lo que pasó, la reducción del déficit, era absolutamente necesario. Porque si no puedes controlar el déficit, no puedes gestionar la deuda", dijo Gurria.

"Lo que se necesita es aplicación, aplicación, aplicación, implementación, implementación, implementación. Grecia será juzgada por los resultados y la implementación del programa, y no solo por sus planeamientos y declaraciones", concluyó.