El presidente de EE.UU., Barack Obama, encara ahora la primera degradación de la deuda, desde 1941. EFE/Archivo