Desafiaron a los obispos para apoyar la reforma del presidente Barack Obama a los servicios de salud, pero ahora los hospitales católicos están horrorizados de que la ley podría obligarlos a cubrir gratis el control natal de sus empleados.

Una cláusula de la legislación extendió las prestaciones de salud preventiva para las mujeres, y el gobierno dijo la semana pasada que eso debe incluir el control natal sin necesidad de que los empleados contribuyan al pago con cuotas fijas.

La Asociación Católica de Salud dijo que una propuesta para incluir una excepción por conciencia está redactada de manera tan limitativa que se aplicaría solamente a los templos. Algunas otras organizaciones religiosas coinciden con ello.

"Yo llamo a esto la excepción para el ama de llaves de la parroquia; prácticamente es lo único que cubre", afirmó la hermana Carol Keehan, presidente de una organización que representa a 600 hospitales católicos. "Lo que estamos intentando es hacer que la protección por conciencia que el gobierno dice estar dispuesto a dar sea efectiva en la práctica".

La mayoría de los hospitales católicos no cubren el control natal de sus empleados, pero en algunos casos la legislación estatal los obliga a hacerlo, dijo Keehan. A los doctores en los hospitales de esta religión no se les prohibe recetar control natal a sus pacientes.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos está invitando al público a opinar sobre la propuesta de la cláusula de excepción antes de tomar una decisión final, la cual se espera para finales del año.

La encuestas señalan que los estadounidenses apoyan por abrumadora mayoría tener mayor acceso al control natal, que los expertos médicos consideran promueve el bienestar porque permite a las mujeres controlar el periodo entre sus embarazos.

Por ejemplo, una encuesta realizada este año por el Instituto Público de Investigación sobre la Religión, un grupo no partidista, concluyó que el 89% de las mujeres católicas apoyan extender el acceso al control natal a las mujeres que no pueden pagar por ello, mientras que 8% se oponen. El control de los nacimientos es prácticamente universal en Estados Unidos, según el gobierno.

Grupos de defensa de los derechos de las mujeres se oponen a cualquier excepción por conciencia, bajo el argumento de que eso no está autorizada de manera explícita en la ley de servicios de salud.

La excepciones por conciencia son comunes en leyes que crean conflictos religiosos. En este caso, el Departamento de Salud y Servicios Humanos explicó que el gobierno escogió una redacción similar a la que usan los estados que requieren que las aseguradoras cubran el control natal como una prestación.

Richard Sorian, un vocero del departamento, dijo que el gobierno está dispuesto a considerar diferentes opciones.

____

En línea:

Normas para la salud preventiva femenina: http://tinyurl.com/3gojv2m