El secretario del Tesoro, Timothy Geithner informó al presidente de EE.UU., Barack Obama, que "piensa quedarse en el cargo" para hacer frente a los desafíos del país, informó hoy su oficina.

Una portavoz del Departamento del Tesoro, Jenni LeCompte, dijo en un comunicado que Geithner "le informó al presidente de que piensa quedarse en el cargo" como titular de la dependencia.

Geithner se centrará "en la importante labor por delante sobre los desafíos que afronta nuestro gran país", puntualizó el comunicado.

La decisión de Geithner se produce en unos momentos clave para la economía estadounidense, dos días después de que EE.UU. perdiera, por primera vez en su historia, su estelar crédito en la agencia calificadora de riesgo Standard & Poor's.

La empresa rebajó el viernes pasado, la calificación de la deuda soberana de EE.UU. de AAA, la máxima posible, a AA+, porque consideró que el plan promulgado el martes pasado para reducir el déficit en diez años "se quedaba corto" de las reformas fiscales requeridas.

Su decisión ahora hace temer un aumento de las tasas de interés en una amplia gama de préstamos para el Gobierno federal, los Gobiernos estatales, empresas y consumidores.

Geithner juramentó como titular del Tesoro en enero de 2009, pese a que su proceso de confirmación se vio opacado por la controversia en torno al pago atrasado de 34.000 dólares en impuestos que éste debía a principios de esta década.

Algunos legisladores, además, habían criticado duramente su papel en la elaboración del plan de rescate de Wall Street durante la Presidencia de George W. Bush.

Al sólo asumir el cargo, Geithner lideró la respuesta del Gobierno en asuntos como la crisis hipotecaria, la incertidumbre en Wall Street y el congelamiento del crédito, en el marco de la peor recesión económica del país desde la Gran Depresión de la década de 1930.