El Ejército sirio lanza hoy una dura ofensiva sobre las ciudades rebeldes de Homs (centro) y Deir al Zur (norte), que incluye el bombardeo con carros de combate sobre algunos barrios y la utilización de armamento pesado.

Varios grupos de la oposición siria informaron de que Deir al Zur está siendo bombardeada, y colgaron en internet vídeos que muestran grandes nubes de humo negro sobre la ciudad y ráfagas continuas de disparos.

El Comité de Coordinación Local señaló que el Ejército ya ha atacado los barrios de Muazafin, Qosur, Omal, Yura, Tob, Dahiye, Roshidye, Horiga y Hanamat, mientras se escuchan fuertes explosiones en diferentes partes de la ciudad.

Francotiradores se han apostado en los tejados de varios edificios más altos en Yura y en la calle Wadi.

Testigos presenciales dijeron a este grupo opositor que han visto a soldados desertar en el área de Yura, que han pasado a luchar contra las tropas del régimen.

Asimismo, señalaron que el Ejército y las fuerzas de seguridad han rodeado la ciudad por completo e impiden que la gente salga.

En Homs, los tanques se han desplegado en torno a la mezquita Jaled Ben Walid y han rodeado el barrio de Jaldia, y también han cortado la calle Cairo, que separa los barrios de Bayada y Jaldia, según los Comités.

Mientras, las ciudades de Haula y Kafarlaha, en la provincia de Homs, están siendo también bombardeadas.

En Haula, se han cortado las redes telefónicas móvil y fija, así como la electricidad, informaron vecinos de la ciudad, que también alertaron sobre una columna de unos 40 blindados que ha salido de la academia militar junto a 20 autobuses con miembros de las fuerzas de seguridad.

Por el momento, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos calcula que han fallecido al menos 1.657 civiles y 391 efectivos de las fuerzas de seguridad desde el inicio de la revuelta popular contra el presidente Bachar al Asad el pasado mes de marzo.