Siete personas, incluyendo el hijo y la hija de un alto funcionario policial, fueron arrestadas en Argentina en torno al caso de dos turistas francesas violadas y asesinadas en julio.

Mientras tanto, el presidente francés Nicolás Sarkozy agradeció el domingo a su homóloga argentina Cristina Fernández de Kirchner la celeridad en la investigación del crimen.

El juez investigador Martín Pérez no identificó a los sospechosos, pero la prensa local dijo que entre ellos están los hijos adultos de un comisionado policial, arrestados tras encontrárseles en su poder la cámara y el teléfono celular de las víctimas.

Las autoridades judiciales de la ciudad de Salta dijeron en su portal en la internet que todos los sospechosos fueron detenidos el sábado y el juez los interrogará el lunes.

Además de semen, cabello y piel de las uñas de las víctimas que están siendo examinados en Buenos Aires y París para extraerles ADN, la policía recuperó una pistola que parece ser la que disparó las balas calibre .22 que mataron a Cassandre Bouvier, de 23 años, y Moumni Houria, de 20, dijeron las autoridades judiciales.

Fue el teléfono celular el que llevó a los investigadores hasta los últimos sospechosos, dijo el domingo el diario local El Tribuno, citando fuentes policiales.

Cuando alguien colocó un nuevo chip y encendió el teléfono el viernes, los detectives rastrearon la señal a la casa del comisario policial. Allanaron la vivienda el sábado en la madrugada y arrestaron al hijo — un cadete policial — y a la hija. Muchas imágenes digitales y mensajes telefónicos permanecen en los aparatos, señaló el periódico.

El Tribuno reportó que la hija dijo que su novio, que trabaja a tiempo parcial como guía turístico, le había dado el teléfono. El hijo indicó que su primo le vendió la cámara. La policía siguió las pistas y arrestó a los otros hombres, entre quienes están un conserje de una comunidad de casas de recreo cerca del sendero donde las mujeres estaban caminando, y varios guías turísticos.

Bouvier y Houria habían estudiado en el programa latinoamericano de la Universidad de la Sorbona y viajaron a Argentina para una conferencia antes de visitar Salta. La policía piensa ahora que los guías llevaron a las mujeres a un lugar aislado donde ellos y algunos de los otros pudieran violarlas y robarles sus pertenencias.

Para cuando un excursionista encontró los cadáveres el 29 de julio, habían pasado dos semanas desde la última vez que se les vio con vida.

La oficina de Sarkozy informó que el mandatario europeo habló el domingo con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Sarkozy le agradeció "por el rápido progreso logrado en la investigación, con el arresto de varios sospechosos y la confiscación de evidencia física. Le pidió que le agradeciera al sistema judicial (argentino) por su movilización, que brinda esperanzas de que los responsables de este atroz crimen pronto serán llevados ante la justicia".