Alrededor de 45.000 trabajadores de Verizon Communications, la segunda empresa telefónica de Estados Unidos, iniciaron hoy una huelga tras fracasar las negociaciones para acordar un nuevo convenio laboral, informó su sindicato.

"Desde que comenzaron las negociaciones el pasado 22 de junio, Verizon se ha negado a ceder en una larga lista de demandas. Al expirar el contrato, cerca de un centenar de propuestas siguen sobre la mesa", dijo Communications Workers of America (CWA), el sindicato que representa a los empleados.

"Aún en la penúltima hora, cuando los contratos estaban a punto de vencer, Verizon continuó intentando eliminar los logros gremiales de los últimos 50 años para trabajadores de la clase media y sus familias", agregó CWA en un comunicado colgado en su página web.

Entre las principales demandas del gremio figuran asuntos como la cobertura médica -la empresa quiere que los empleados aporten más a los gastos médicos-, pensiones, y reglamentos laborales, indicó CWA.

Agregó que CWA y el gremio de Hermandad Internacional de Trabajadores de Servicios Eléctricos (IBEW) están dispuestos a regresar a la mesa de negociaciones cuando la gerencia de Verizon "demuestre la voluntad de comenzar a negociar con seriedad un acuerdo justo" porque, de lo contrario, los empleados y sus aliados "continuarán su lucha".

Para CWA, la postura de Verizon es inaceptable, considerando que la empresa ha registrado ganancias de 27,5 millones en el segundo trimestre del año, y su crecimiento del 2,8 por ciento en ese período se debe en parte a su servicio de telefonía móvil.

Según CWA, el ingreso anualizado para 2011 es de 108.000 millones de dólares, con ganancias netas de 6.000 millones de dólares.

La huelga, que se lleva a cabo en varios estados de la costa este de EEUU y la capital, involucra a poco más de una quinta parte de la fuerza laboral de Verizon.

El contrato laboral que venció anoche cubre a los empleados de la división de servicios de telefonía celular a hogares, empresas y entidades gubernamentales.

Entre los huelguistas figuran técnicos en reparación, operadores, y representantes de servicio a la clientela.

Verizon, con sede en Nueva York, ha calificado de "lamentable" la decisión de los trabajadores de lanzarse a la huelga, y reiteró su compromiso de lograr un contrato que, a su juicio, refleja la nueva realidad económica del sector.

"Confiamos en que tenemos el talento y los recursos para responder a las necesidades y demandas de nuestros clientes", dijo en un comunicado Mark Reed, vicepresidente ejecutivo para recursos humanos de Verizon.