Miles de fieles se congregaron el domingo en el santuario de San Cayetano, el santo patrono del trabajo para los católicos, y oraron por un trato más justo entre las personas, por paz, pan y trabajo, según la invocación del cardenal Jorge Bergoglio durante la misa central de la ceremonia.

"Al entrar en esta casa pedimos la gracia de salir cambiados, pedimos la alegría que da dejar cada uno sus maltratos y salir convertido en hombres y mujeres de paz, que ponen paz en medio de una ciudad agresiva y violenta", dijo en su sermón el primado de la iglesia argentina.

Muchos de los fieles, provenientes de localidades distantes, se habían congregado durante los días previos en un campamento improvisado en las cercanías del templo ubicado en el barrio Liniers de la capital argentina, y formaron largas colas para poder ingresar a la capilla a venerar la imagen del santo.

"Junto a San Cayetano, rezamos y pedimos la gracia de dejar cada uno sus avivadas (picardías para sacar ventajas) y ser hombres y mujeres con sed de justicia, con esa alegría que da pensar cómo ser más justos en nuestras relaciones", señaló Bergoglio desde un altar ubicado especialmente para la ocasión frente a la puerta del templo.

La celebración religiosa se repite cada año de manera "espontánea, y no necesita que la Iglesia organice nada para que cada 7 de agosto se provoque un encuentro sincero de los fieles con el santo", según indicó Jorge Torres Carbonell, cura párroco del santuario.

Bergoglio también exhortó a "un cambio de vida" que ponga a los demás por encima del interés propio, ya que eso es lo que "hace a la dignidad de una persona". "El justo medita cómo ser más justo sin que nadie lo obligue, lo hace por el propio honor y el propio gusto que da ser justo, de devolver lo que no es nuestro, de compensar al que hemos despojado", enfatizó.

Muchos peregrinos llevan ofrendas que depositan a los pies de la imagen del santo, mientras que en los alrededores proliferan puestos de vendedores ambulantes que ofrecen estampas de San Cayetano y espigas de trigo que simbolizan el trabajo.