Los activistas están tratando de alentar a los fumadores a mantener limpias las playas públicas de Italia.

Voluntarios del grupo ambientalista Marevivo distribuyeron unos 100.000 pequeños ceniceros en forma de sobres plásticos el fin de semana en más de 300 playas de Italia para convencer a la gente a que no use la arena como cenicero. Los sobres también pueden ser usados para colocar las colillas de los cigarrillos hasta poder echarlos en la basura más tarde.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente dice que más de 500.000 colillas de cigarrillos son lanzadas al Mediterráneo cada día, y al ambiente le toma hasta cinco años para absorberlas plenamente. Las colillas pueden ser fatales para ballenas, tortugas, aves marinas y peces, de acuerdo con la agencia.

Desde hace tres años Marevivo ha encabezado la campaña para sensibilizar a los fumadores sobre el impacto de su hábito, y este año ha llegado a más playas que nunca.

"Las colillas de cigarrillos representan el 40% de la contaminación de las playas, mientras que las botellas de plástico representan apenas 9,5%. El impacto es muy fuerte", dijo Rita Paone, voluntaria de Marevivo.

Los beneficios de playas más limpias ciertamente son comprendidos por los padres de niños pequeños, que frecuentemente descubren colillas cuando cavan en la arena, dijo Paone.

Los esfuerzos están sensibilizando a algunos fumadores.

"Para serles sincero, yo fumo y siempre he echado las colillas en la arena, por pereza. Pero ahora que me dieron este cenicero, lo voy a usar", dijo Daniele Manzoni, que disfrutaba un día en la playa.

"Siempre nos quejamos de lo sucia que está la arena y lo sucio que está el mar, pero ahora podemos hacer algo al respecto", dijo.