Las fuerzas rebeldes libias tienen informes no confirmados de que la OTAN atacó y destruyó una caravana de camellos que llevaban armas desde Chad, país vecino, dijo el sábado un comandante rebelde.

Abdulá Aitha, que dirige a los rebeldes que combaten en la región de Kufra, en el sureste del país, dijo que la caravana estaba compuesta por cientos de camellos y llevaba ametralladoras de alto calibre, morteros y municiones.

Indicó que el ataque aéreo ocurrió el viernes en el desierto, a unos 100 kilómetros (62 millas) de la frontera con Chad, mientras la caravana se dirigía a la ciudad de Sebha, 650 kilómetros (400 millas) al sur de la capital, Trípoli. Sebha es un bastión clave de Gadafi en los desiertos del suroeste del país, de donde viene gran parte de las tropas leales al mandatario libio.

"Los camellos están totalmente quemados y todas las armas destruidas", dijo a The Associated Press.

La OTAN no pudo ser inmediatamente contactada en busca de comentarios sobre el ataque.

El viernes, más temprano, un comandante rebelde dijo que sus fuerzas también habían recibido informes sin confirmar de que el hijo menor de Moamar Gadafi había sido asesinado en un ataque aéreo de la OTAN el viernes en la ciudad occidental de Zlitan.

Mohammed al-Rijali dijo en Bengasi, la capital de facto de los rebeldes, que Jamis Gadafi estaba entre los 32 soldados muertos en un ataque de la OTAN contra un centro de operaciones del gobierno en Zlitan.

Pero en Trípoli el viceministro de Relaciones Exteriores, Jaled Kaim, dijo que Jamis está vivo y habló con funcionarios del gobierno libio el viernes para confirmar que estaba bien.

"El está bien y vivo, y (los informes sobre su muerte) son sólo mentiras", dijo a Kaim a The Associated Press.