El pitcher dominicano de los Rockies de Colorado Juan Nicasio fue operado del cuello el sábado para estabilizar una fractura después que recibió un pelotazo en la cabeza en el partido de la noche anterior.

El neurocirujano Peter Witt insertó dos tornillos en una vértebra dañada del cuello de Nicasio y luego colocó una pequeña placa de metal en la nuca para estabilizar la zona, dijo el preparador físico de los Rockies Keith Dugger.

Los médicos también le colocaron un cuello ortopédico al dominicano, que permanece fuertemente sedado en el Centro Médico de Salud Denver pero puede mover todas sus extremidades.

Nicasio está en condición grave pero estable y se espera que siga hospitalizado hasta la semana que viene.

Dugger no tenía un pronóstico firme sobre la posible evolución del lanzador novato de 24 años, pero dijo que hay señales alentadoras.

"Puede mover los brazos, puede hablar, se puede sentar con ayuda. Recuerda cada detalle del partido, incluido ese lanzamiento", dijo Dugger. "Me apretó la mano muy fuerte hoy, es una buena señal. Soy optimista pero no sabemos. Sabremos más cuando comencemos la rehabilitación, alrededor de las seis semanas".

El médico del equipo, Allen Schreiber, agregó: "Tiene todas las posibilidades razonables de volver y estar igual que antes".

Nicasio fue golpeado por una línea bateada por Ian Desmond en el segundo inning del partido del viernes contra Washington. La pelota le pegó en el costado derecho de la cabeza y rebotó hasta terreno de foul.

El dominicano cayó al suelo y quedó tirado en el montículo durante varios minutos, mientras era atendido por personal médico. Fue sacado del diamante en camilla.

Cuando llegó al centro médico, una tomografía computada mostró que tenía una fractura en una vértebra, la que fue reparada con los tornillos. Una resonancia magnética reveló una hemorragia interna en la parte donde la pelota lo golpeó.

"Te asusta muchísimo ver suceder algo así", dijo el relevista de los Rockies Rex Brothers. "Te duele en el corazón un poco, porque todos sabemos qué buen tipo que es Juan".

Dugger dijo que las lesiones que sufrió el dominicano son más comunes en accidentes de auto o cuando alguien se zambulle en agua poco profunda y se golpea con una roca.

"No lo solemos ver en el fútbol americano ni en el béisbol", explicó. "Para nosotros, no hay nada que genere más preocupación que este tipo de incidente".

Dado que el lanzador no sufrió lesiones en la columna vertebral, Dugger dijo que mantiene la esperanza de que vuelva a la lomita para la próxima pretemporada.

"El mejor escenario posible es que vuelva a la pretemporada y lance para nuestro club", dijo.