El presidente Evo Morales dijo que la crisis financiera internacional llevará a las naciones industrializadas a "intervenir países para dominar los recursos naturales para intentar resolver" un eventual colapso económico del capitalismo.

En su informe al país y a la Asamblea Legislativa el sábado, el mandatario llamó a Unasur, Mercosur y la Comunidad Andina de Naciones (CAN) a "implementar políticas económicas de complementariedad y solidaridad y no de competitividad" que en su criterio llevaron al capitalismo al fracaso.

Morales destacó sus políticas de inclusión social, redistribución de la renta petrolera y una economía pujante por los buenos precios de las materias primas como lo mejor de su gestión de cinco años y medio.

Reconoció como "debilidades" el contrabando que genera millonarias pérdidas, la corrupción y la falta de "tecnología" para enfrentar al narcotráfico. Dijo que los narcotraficantes están "mejor equipados" que el gobierno y llamó a la comunidad internacional a que, en el marco de la corresponsabilidad, apoye a Bolivia con equipos.

"Ya estamos en camino de consolidar un Estado Plurinacional", dijo el mandatario desde la Casa de Libertad, en la sureña ciudad de Sucre, donde hace 186 años se firmó el acta de independencia que dio nacimiento a Bolivia como república.

Con la constitución aprobada en 2009 el país dejó la denominación de república y pasó a llamarse Estado Plurinacional para destacar el carácter pluricultural del país cuya población es mayoritariamente indomestiza.

Precisamente el aniversario patrio se ha visto tensionado por la oposición de autoridades de la provincia oriental de Santa Cruz, bastión opositor, a izar la wipala --la bandera de los pueblos originarios-- junto a la bandera nacional.

La nueva constitución consagra a la wipala como símbolo patrio, pero sectores opositores de tierras bajas la identifican como bandera del partido oficialista mientras que para el gobierno representa la identidad de los indígenas.

Morales es el primer indígena que gobierna el país y el más votado en seis elecciones y consultas populares, pero su popularidad se ha visto disminuida desde principios de año cuando intentó aplicar un fallido aumento en el precio de los carburantes que derivó en protestas.

Si bien la inclusión de los indígenas en la política comenzó con el retorno del país a la democracia en los años 80, fue con Morales que pasaron a convertirse en ministros, legisladores y a dominar amplios espacios de la vida pública que antes les estaban vedados.

A partir de su segunda gestión iniciada en enero de 2006, Morales comenzó a implementar políticas contradictorias. Se erigió como defensor de la Madre Tierra pero autorizó la apertura de una carretera a la que se oponen los indígenas porque temen que destruirá una de las mayores reservas de biodiversidad. También autorizó la exploración de hidrocarburos en la amazonia y la legalización de más de 128.000 autos chatarra ingresados de contrabando.

El sábado dijo que tras alcanzar la presidencia del país retornará a su hacienda rural para "aportar produciendo algo". No dijo coca, que es lo cultivaba hasta llegar al gobierno, y tampoco precisó si irá a una nueva reelección en 2014 como había anticipado antes.