El condado de Miami-Dade (Florida) verterá el próximo otoño más de 500.000 metros cúbicos de arena extraída del fondo marino para restaurar diversas playas de la zona afectadas por la erosión.

"La arena, que servirá para restaurar unos 22,5 kilómetros de costa erosionada por las tormentas y la tierra, cubrirá zonas que van desde las playas de Surfside hasta Miami Beach", indicó hoy el Departamento de Gestión y Regulación de Energía Oceánica de Estados Unidos.

La arena se extraerá a unos cinco kilómetros al sur del puerto de Miami durante el próximo otoño.

Esta iniciativa forma parte del Programa de Minerales de la Marina de Estados Unidos, que permite "ayudar a remediar los efectos de la erosión y mejora la integridad de las costas de nuestra nación", señaló en un comunicado el director de este organismo, Michael Bromwich.

El organismo alertó sobre los graves problemas que están experimentando las playas del país, con perdidas de arena y dunas, entre otros, lo que afecta a la economía y el medioambiente de Estados Unidos.

Luisiana es el estado que ha sufrido una mayor erosión en su costa, con unos cien kilómetros cuadrados de pérdida de tierra en la costa.