Un niño, una mujer y cuatro hombres murieron después de que decenas de pobladores armados atacaron a una banda de presuntos delincuentes, dijo el jefe de seguridad pública del estado de Oaxaca.

Marco Tulio López señaló el sábado en un comunicado que una asamblea municipal votó a favor de entregar armas a 90 ciudadanos para confrontar a una banda que presuntamente robó ganado y violó y asesinó a lugareños.

Los supuestos delincuentes, que se hallaban en el interior de una vivienda, abrieron fuego primero, informó el funcionario.

"Cuando los presuntos ladrones vieron a los ciudadanos, los delincuentes les dispararon y a lo cual respondieron los ciudadanos que iban armados", agregó.

Reynaldo Hernández, de 11 años, murió en el fuego cruzado.

El funcionario agregó que el ataque ocurrió en Santa Cruz Tepenixtlahuaca después de que la banda se negó a rendirse. López indicó que los presuntos delincuentes dispararon primero. El poblado está ubicado a unas ocho horas de la capital de Oaxaaca, en una región pobre de indígenas Chatino.

Los poblados mexicanos remotos que carecen de presencia policial en ocasiones se involucran en actos de linchamiento, aunque es inusual que utilicen armas de fuego.

Dos pobladores fueron detenidos y la policía incautó un arsenal de rifles y pistolas de quienes participaron en el tiroteo, informó López.