Las fuerzas islamistas retiraron muchas de sus bases en la capital somalí de Mogadiscio durante la madrugada, indicaron el sábado voceros del gobierno y de las fuerzas rebeldes.

"La información que estamos recibiendo es que es un repliegue de la ciudad. Esta es una victoria dorada para el pueblo somalí y estamos comprometidos para garantizar que la paz y el orden sean restaurados en esas áreas", dijo el vocero del gobierno Abdirahman Omar Osman.

Sin embargo, Ali Mohamed Rage, portavoz de la milicia al-Shabab, informó a una estación local de radio que el repliegue era táctico para permitir un contraataque y agregó que no se retirarán de otras regiones del sur de Somalia.

"El retiro de nuestras fuerzas sólo es para contraatacar al enemigo. La gente escuchará noticias felices durante las próximas horas", dijo Rage. "Debemos pelear contra el enemigo donde quiera que esté".

Se desconoce por ahora la extensión de la retirada — o lo que fuera. Los residentes reportaron que los combatientes de al-Shabab abandonaron sus puestos en la madrugada pero no estaba claro si dejaban la ciudad. Desde que nació de las ruinas de la Unión de Cortes Islámicas en 2007, este grupo extremista relacionado con al-Qaida nunca ha abandonado la ciudad por completo.

La Unión de Cortes Islámicas gobernó la capital y gran parte de las regiones del centro y del sur del país durante seis meses en 2006 hasta que fue derrocada por las fuerzas etíopes.

Somalia no ha tenido gobierno central en funciones durante 20 años.