Ecuador quiere mejorar la calidad del combustible para que sea menos contaminante, dijo hoy el presidente del país, Rafael Correa.

Según el mandatario, el diesel que se vende en Europa es de "diez partes por millón de azufre", mientras que en Ecuador es de "7.000 partes por cada millón".

La meta de Ecuador, por el momento, sería llegar a 500 partes por millón, manifestó Correa en su informe semanal de labores.

El mandatario dijo que eso comportaría una "reducción de emisiones de azufre que afectan a la calidad del aire", además de poder importar vehículos "con tecnología punta" que tengan "un mejor rendimiento" y "un menor consumo de combustible".

Correa advirtió que la mejora del combustible podría comportar un incremento en el precio de este.

"Estamos estudiando la mejora de nuestros combustibles, si esto tiene un alto costo tendremos que consultar al pueblo si quiere seguir envenenándose o poner diez centavos en ciertos combustibles, pero no podemos seguir respirando las emisiones de productos de la calidad de combustibles que se venden en el país", sentenció.

Asimismo, acusó a la empresa pública PetroEcuador de crear hace 15 años este combustible y distribuirlo hasta la actualidad.

En este sentido, Correa aseguró que se contempla hacer "una reestructuración en las empresas públicas", para que "ganen", así como "implementar controles más estrictos", para que el país no vuelva a "pasar la vergüenza durante décadas" de tener "el peor diesel del mundo".