La agresión contra los mineros que un año atrás quedaron atrapados 69 días a 700 metros de profundidad, responde a un proceso de enajenación social desatado por las manifestaciones estudiantiles que ya llevan tres meses, dijo el sábado el psicólogo Alberto Iturra.

Los mineros conmemoraron el viernes el primer aniversario del derrumbe de la mina San José, 850 kilómetros al noreste de Santiago, pero los actos fueron empañados por pequeñas protestas contra el presidente Sebastián Piñera, invitado por los trabajadores.

Las manifestaciones alcanzaron a 27 de los 33 mineros que participaron en una ceremonia ecuménica de agradecimiento por su rescate y en un acto en la sede del Museo Regional de Atacama en Copiapó, 800 kilómetros al norte de Santiago.

Cuando se retiraban del museo y caminaban hacia el autobús que los trasladaría a otra actividad, les arrojaron piedras y frutas al tiempo que los insultaban a viva voz.

Iturra, que formó parte del equipo médico que apoyó a los mineros en la compleja etapa del rescate, dijo a AP que lo sucedido a los trabajadores "forma parte de un proceso de enajenación que implica no distinguir los espacios, las personas ni nada, no tener conciencia de lo que están haciendo, que aqueja a los estudiantes"

"Los mineros están recibiendo una violencia injustificada, irracional, enajenada, porque los que la realizan no tienen conciencia del dolor que están provocando", agregó.

La agresión con naranjas, manzanas y piedras fue propinada por una treintena de estudiantes secundarios que toda la tarde trataron de acercarse al museo donde Piñera participó del acto con los mineros. Los estudiantes tuvieron roces con la policía antimotines, que detuvo a una decena de manifestantes.

Por la mañana un pequeño grupo protestó durante la ceremonia ecuménica en la que los trabajadores agradecieron a todas las personas que participaron en su rescate, a sus familias, a los chilenos que rezaron para que fueran rescatados con vida y, en especial a Piñera, quien se involucró desde el primer momento en el rescate.

"Ellos (los mineros) no son héroes... son las víctimas que simplemente están tratando de recuperarse de la tragedia", dijo el Diario de Atacama, de Copiapó.

"Nos hemos acostumbrado a juzgar a los 33... olvidando que sólo han sido víctimas de las terribles circunstancias que enfrentan cientos de chilenos cada día", agregó.

En los gritos contra los trabajadores se mezclaron las protestas contra Piñera por parte de los estudiantes que exigen cambios profundos al sistema educativo y las críticas por la demanda que los mineros presentaron contra el Estado por 17 millones de dólares.

Los mineros culpan de negligencia al organismo estatal encargado de velar por la seguridad en los miles de yacimientos que existen en el país, pero parte de la población los califica de desagradecidos y los acusa de querer lucrar con su accidente.

"Lo que les está pasando (a los mineros) es muy triste porque no se lo merecen", dijo Iturra. "El de ayer era un acto de ellos... Esto fue una agresión directa a personas que ademas están dando una tremenda lucha por mejorar la seguridad minera", agregó.

-----------------------

Eva Vergara está en Twitter como @evergaraap