El conocido actor español Antonio Banderas, embajador de Buena Voluntad de la ONU, pidió hoy "una movilización mundial" para ayudar a superar la hambruna y la crisis humanitaria que afectan a los países del Cuerno de África.

"Para cambiar el curso de la situación, para ofrecer esperanza en nombre de nuestra humanidad, tenemos que movilizarnos en todo el mundo", aseguró en un comunicado Banderas, quien hoy lanzó un vídeo junto al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para pedir ayuda inmediata para esa región del continente africano.

El famoso actor y cineasta unió así su voz a la de esa agencia de la ONU, con la que colabora desinteresadamente desde 2010, para concienciar al mundo de la "ayuda desesperada" que necesitan los habitantes de Yibuti, Etiopía, Kenia y especialmente Somalia, donde la ONU ha decretado ya el estado de hambruna en cinco regiones.

"El Cuerno de África vive la peor crisis alimentaria del mundo. La sequía, los conflictos y los altos precios de los alimentos han dejado hambrienta a la población", señala Banderas en un vídeo en el que, con semblante serio, relata que son "más de 12 millones las personas que se encuentran en una situación desesperada".

El actor alerta, asimismo, de que "ese número aumenta a diario" y subraya que la crisis ha llevado a "cientos de miles de personas a abandonar sus hogares y a andar durante semanas en búsqueda de comida".

"Naciones Unidas trabaja para salvar vidas y que la población pueda volver a llevar una vida normal. También trabajamos para que la próxima vez que azote una crisis como esta, la población esté más preparada para superarla, evite la muerte y pueda seguir trabajando", asegura el artista.

"Como embajador de Buena Voluntad del PNUD, yo me estoy involucrando y espero que tú hagas lo mismo. Al responder ahora podemos cambiar la situación", añade.

El Cuerno de África sufre una devastadora situación humanitaria como consecuencia de las escasas lluvias y el cambio climático en la zona, lo que en el caso de Somalia se ve agravado por el conflicto que vive el país, donde la milicia integrista islámica Al Shabab, vinculada a Al Qaeda, controla algunas de las zonas más afectadas.

Esta misma semana la ONU amplió a cinco las zonas de Somalia en las que se ha decretado el estado de hambruna, al tiempo que ha calculado que requiere 1.400 millones de dólares adicionales para asistir a los más de 12 millones de personas amenazadas por la hambruna en todo el Cuerno de África.

Ese nuevo importe que la ONU pide a la comunidad internacional eleva a 2.400 millones de dólares las necesidades financieras totales ligadas a la sequía más grave que atraviesa la región en 60 años.