Los 2.350 trabajadores de la mina chilena Escondida, el mayor yacimiento cuprífero del mundo, aceptaron el viernes una propuesta de la empresa controlada por la anglo-australiana BHP Billiton y anunciaron que retornarán al trabajo tras dos semanas de paralización.

Tras una votación de la asamblea que se prolongó desde la noche del jueves, los trabajadores aceptaron la propuesta de la empresa que contempla un bono compensatorio por dos millones 650 mil pesos chilenos (unos 5.640 dólares). La huelga había comenzado dos semanas atrás en demanda de una compensación por la reducción de un bono de productividad de 650 a 195 dólares.

Los trabajadores habían reducido sus demandas, pero la empresa se mantuvo a firme. El monto finalmente aceptado fue muy similar al propuesto por Escondida.

La mina, que produce alrededor de 1,1 millón de toneladas de cobre anuales, está situada a 170 kilómetros al interior de la ciudad de Antofagasta, a 1.300 kilómetros al norte de Santiago.

La paralización provocó una menor producción estimada en unos 40.000 toneladas con un costo de unos 400 millones de dólares.

Marcelo Tapia, vocero de los trabajadores, informó que las actividades se reanudarán en cuanto se firme el acuerdo. La actividad en la mina, a 3.100 metros sobre el nivel del mar podría, retornar la noche del viernes, dijo el dirigente.