El excelente momento del fútbol de Uruguay se debe a un motivo fundamental: el permanente contacto del cuerpo técnico de la selección mayor con los equipos infantiles y juveniles.

"La presencia del cuerpo técnico de la selección mayor dentro de lo que es el complejo Celeste de desarrollo es constante, hay una relación directa con cada grupo y también con los futbolistas", destacó Juan Verzeri, el técnico de la selección Sub20.

Los combinados de las diferentes categorías se han destacado, mientras que la mayor alcanzó el cuarto lugar en el Mundial de Sudáfrica 2010 y el mes pasado se consagró campeón de la Copa América.

Oscar Washington Tabárez, el entrenador de la mayor, es el líder del exitoso esquema.

Según Verzeri, el contacto genera enriquecimiento e intercambios de ideas.

Verzeri también resaltó que el paso de jugadores muy jóvenes al balompié europeo es algo normal.

"Es un sello uruguayo producir jugadores de gran calidad, de una cantera digamos inagotable. Se ha dado durante toda la historia, tenemos esa posibilidad, esa genética, ese código futbolero, muy arraigado", subrayó.

Verzeri cree que en medio de este buen momento surgen cuestiones positivas y también algunas negativas.

"Todos los años, por suerte, aparecen jugadores de alta calidad y el interés de los clubes europeos pasa por llevarlos jóvenes y eso es bueno pero también es delicado porque se alejan de sus afectos por más que viajen ocasionalmente con algún familiar y en algunos casos les cuesta adaptarse", concluyó.