Tres partidos, tres empates y nada de goles en ambos extremos de la cancha. Ese ha sido el balance de Inglaterra tras la primera fase del Mundial Sub20.

"Está para un récord mundial", dijo el técnico de Inglaterra Brian Eastick en tono de broma al referirse a los resultados conseguidos ante Argentina, México y Corea del Norte.

Se trata del primer equipo en conseguir tres empates sin goles en un torneo de la FIFA, según una estadística proporcionada por el organismo regente del fútbol.

Equipo previsible y anodino, los ingleses siguen a la expectativa en el torneo. Sus tres puntos le pueden servir para avanzar a la etapa de octavos de final como uno de los cuatro mejores terceros, pero tienen que aguardar que se complete la actividad de los seis grupos.

Si se sale con la suya, Inglaterra sortearía la etapa sin ganar un solo partido. Es como si estuviesen siguiendo el ejemplo dado en la reciente Copa América por Paraguay, que alcanzó la final sin conocer la victoria.

Potencia europea con su selección mayor, los ingleses exhiben pálidos antecedentes en las juveniles.

Llevan 13 partidos consecutivos sin ganar en los mundiales Sub20 y ahora comparten con México el récord del torneo. Su última victoria se remonta a Malasia 1997, precisamente contra México. No se clasificaron a los torneos de 2001, '05 y '07. Quedaron fuera a la primera de cambio en Egipto '09, donde apenas cosecharon un punto gracias a un empate con Uzbekistán.

A diferencia de la inmensa mayoría de los demás participantes, Inglaterra no puede mostrar sus dientes debido a que los clubes de la Liga Premier no cooperan a la hora de ceder jugadores al coincidir el torneo con la pretemporada.

¿Jack Wilshere? El mediocampista de Arsenal, tal vez el jugador más promisorio del fútbol inglés y elegible para actuar en el Sub20, no apareció en ningún momento en los planes del seleccionador Brian Eastick.

No fue el único. Eastick no se aburre de recordar que más de 30 jugadores no fueron facilitados por los clubes y que armó el equipo a las carreras.

Esto produce situaciones singulares. Josh McEachran, un cotizado volante de Chelsea, no fue tomado en cuenta, pero su compañero de club Gael Kakuta está en Colombia con Francia.

Para colmo, al iniciar la concentración, Eastick perdió por lesión a Ryan Noble, su mejor delantero. Ni se inmutaron en llamar un reemplazo.

Lo que más lamenta Eastick es el desprecio a la oportunidad para que los nuevos talentos adquieran roce internacional. Wilshere, por ejemplo, podría ser titular en la selección mayor para la Copa Mundial de Brasil 2014 y pudo haberse familiarizado con las canchas sudamericanas.

"Ojalá los clubes que no ceden sus jugadores pudieron apreciar el tipo de ambiente y la experiencia que podrían obtener. Se pierden una experiencia fantástica", comentó Eastick.

___

Eric Núñez está en Twitter en http://twitter.com/EricNunezAP

Los periodistas de Deportes de AP en Español están en http://twitter.com/AP_Deportes