A pesar de los altibajos en su ataque, México espera con tranquilidad a su rival de los octavos de final en el Mundial Sub20 que se juega en Colombia.

El técnico mexicano Juan Carlos Chávez ensalza la actitud de su plantel y el orden que ha mostrado en defensa, particularmente en el último partido contra Inglaterra en Cartagena que terminó 0-0, pero considera que el equipo tiene que ser más contundente frente al arco rival.

Con ese empate, México aseguró el segundo lugar del Grupo F detrás de Argentina y tendrá que vérselas con el segundo del B el martes en Pereira, ciudad del Eje Cafetero colombiano.

Los mexicanos, que venían de golear 3-0 a los norcoreanos en Medellín, desperdiciaron varios goles cantados contra los ingleses. Eso no le gustó a Chávez, quien pregona que México tiene argumentos para hacer daño adelante.

El caso más llamativo es el del ariete Taufic Guarch, quien frente a Corea del Norte regaló uno de los mejores goles en lo que va del torneo, pero el jueves en Cartagena marró un penal y se comió otro frente al arco en la primera mitad.

El delantero Erick Torres, quien llegó como una de las figuras de su selección, aún no ha logrado celebrar un gol, al igual que Ulises Dávila y David Izazola, quien no marcó diferencias el jueves al ingresar por Guarch desde el inicio del complemento.

Alan Pulido, un delantero de Tigres que llama la atención, no jugó porque está lesionado.

"Esto se gana con goles y no fuimos certeros", dijo Chávez, que explicó que sacó a Guarch porque lo vio un "poquito" agotado y no estaba en su mejor día.

México finalizó la ronda con cuatro puntos, tres goles marcados y uno en contra. Argentina fue líder de la llave con siete unidades.

Cuando se le pidió una calificación de su selección hasta el momento, Chávez dijo que le daba un 8,5 en una escala de 10. Pero advirtió que se debe mejorar en dos cuestiones básicas: más determinación a la hora de definir y más juego por los laterales cuando un rival se cierra en el medio.

"Guarch siempre las mete, pero así es el fútbol", señaló el timonel, agregando que al final del partido contra Inglaterra le dio un abrazo al nueve mexicano.

El rival de México en los octavos se definirá el viernes al cerrarse el Grupo B con los choques Uruguay-Camerún y Portugal-Nueva Zelanda.

¿A cuál rival prefiere Chávez?

"Ya no podemos elegir, el que corresponda", respondió el entrenador. "Bienvenido cualquiera que sea".

Mencionó que pocos días antes del torneo México se enfrentó a Portugal en un cuadrangular celebrado en Panamá. El partido terminó 2-2.