El actor estadounidense Ryan O'Neal, de 70 años, aseguró hoy que su hijo Redmond, de 26, "nunca se recuperó de la muerte de su madre", Farrah Fawcett, actriz que falleció en 2009 víctima de un cáncer, según publicó People en su edición digital.

O'Neal, quien fue nominado a un Óscar por protagonizar "Love Story" (1970), acudió esta mañana a la Corte Superior del condado de Los Ángeles para asistir a la vista oral en la que comparecía Redmond acusado de tenencia de heroína y una pistola y de violar la libertad condicional.

El joven fue detenido el pasado lunes en la zona costera de Santa Mónica, en Los Ángeles, después de que se saltara un semáforo en rojo y la Policía hallara droga en su vehículo.

"Es un adicto, los adictos siguen consumiendo hasta que quieren parar. Rezamos por él cada día", dijo la hermanastra de Redmond, Tatum O'Neal, también presente en los tribunales.

Ryan O'Neal, en declaraciones a la web TMZ, explicó que su hijo tenía "una verdadera enfermedad" y dijo estar "terriblemente preocupado por él" aunque se mostró esperanzado de que su familia se recompusiera después de unos años difíciles.

Redmond O'Neal sufre adicción a las drogas desde que era un adolescente y ha estado internado en cárceles y centros de rehabilitación.

El joven había sufrido una primera condena en 2008 por tenencia de heroína y metanfetamina y en 2009 terminó en prisión tras una inspección policial rutinaria en un centro penitenciario angelino donde se incautó heroína entre sus pertenencias.

En junio de 2009, las autoridades le permitieron salir temporalmente de la prisión para asistir al funeral de su madre, Fawcett, una actriz que encarnó el ideal de belleza en Hollywood durante los años 70 y protagonizó la serie de televisión "Charlie's Angels".

Fawcett murió de cáncer el 25 de junio, cuando tenía 62 años.