Un poderoso tifón dejó ileso a Taiwán el viernes, pero hizo que las autoridades de la vecina China emitieran la mayor alerta por tifón del año.

El tifón Muifa apenas hizo contacto con los extremos norte de Taiwán con ligeras lluvias y vientos moderados, aunque las autoridades advirtieron que cualquier precipitación sostenida podría causar deslaves en regiones montañosas de la isla.

Del otro lado del estrecho de Taiwán, la Administración Meteorológica de China ubicó Muifa a unos 770 kilómetros (485 millas) al sureste de Ningbo, en la provincia costera este de Zhejiang, el viernes a mediodía. El tifón tenía vientos sostenidos de 162 kilómetros por hora (102 millas).

La administración meteorológica espera que la tormenta avance hacia el noroeste y que gane intensidad conforme se acerca a la costa de China el viernes por la noche.

Se espera que toque tierra entre las provincias de Zhejiang, al norte, y Jiangsu, al sur, el sábado por la noche o el domingo temprano.

El pronóstico de la agencia coincidió con la primera emisión de su "alerta naranja" de la temporada de tifones de verano. La alerta naranja requiere que autoridades locales preparen respuestas de emergencia para hacer frente a los efectos de la tormenta.

Además puso de inmediato en alerta a las agencias en Zhejiang, Shanghai y Jiangsu, mientras sus contrapartes en Tianjin, Hebei, Liaoning y Shandong están a la espera de conocer la trayectoria de la tormenta.