El juicio para definir el lugar del entierro definitivo de Carlos Andrés Pérez fue suspendido mientras los familiares mantienen negociaciones a puertas cerrada para definir si el ex mandatario será repatriado y enterrado en Venezuela o si permanecerá en Miami.

El inicio del juicio había sido fijado para el 8 de agosto, pero la portavoz del juzgado Eunice Sigler dijo el viernes a la AP que ha sido suspendido indefinidamente. Por ahora no se ha fijado una nueva fecha.

Si los familiares llegaran a un acuerdo, el juicio sería cancelado.

Pérez falleció en Miami el 25 de diciembre de 2010, a los 88 años. Su cadáver se mantuvo refrigerado durante más de seis meses en una casa funeraria de Miami, y fue enterrado temporalmente a finales de junio de 2011 en un cementerio del sur de la Florida, por orden de un juez.

La disputa judicial comenzó inmediatamente después de la muerte del ex mandatario, cuando su esposa legal Blanca Rodríguez pidió a la justicia estadounidense la repatriación del cadáver para enterrarlo en su país natal, alegando que ella era la única que podía determinar el lugar del descanso definitivo de Pérez.

La compañera de las últimas tres décadas de Pérez, Cecilia Matos, se opone a la repatriación. Asegura que el ex presidente venezolano no quería regresar ni vivo ni muerto a su país, mientras permanezca en el poder Hugo Chávez, uno de sus más acérrimos enemigos.

Pérez, que vivía en Miami con Matos desde comienzos de los años 2000, no había dejado un testamento con instrucciones escritas sobre donde quería ser enterrado.

La primera presidencia de Pérez se extendió entre 1974 y 1979. Asumió el poder por segunda vez en 1989, pero debió abandonarlo en 1993, en medio de denuncias de corrupción.