Las exportaciones de café de Brasil, el mayor productor mundial del grano, alcanzaron en julio los 532 millones de reales (unos 334,8 millones de dólares), que representan un 34,9 por ciento más que en el mismo mes de 2010, según divulgó hoy la patronal del sector.

A pesar del aumento de la facturación, el volumen se vio reducido en un 17,5 por ciento en la misma comparación al totalizar en el séptimo mes del año dos millones de sacos de 60 kilogramos.

El Consejo de Exportadores de Café (CeCafé) apuntó que la merma del volumen fue "ocasionada principalmente por la reducción del 19,1 por ciento de las exportaciones de café verde", que representa el 87 por ciento del grano vendido al exterior.

"La caída en el volumen exportado está relacionada con las bajas de la reserva de pasaje (lo que sobra de la cosecha anterior) y con el inicio de una cosecha del ciclo de baja producción", explicó Guilherme Braga, director general del CeCafé.

El mayor comprador de café brasileño en julio fue Estados Unidos, con 3,7 millones de sacos, cifra superior en un 18,28 por ciento a la del mismo mes de 2010.

Detrás del país norteamericano aparecieron Alemania, con 3,5 millones de sacos, lo que supone un aumento del 11,07 por ciento frente a julio de 2010, e Italia, con 1,5 millones y un crecimiento del 9,59 por ciento.