La inflación de julio en Brasil fue de 0,16%, prácticamente estable desde el mes anterior, pero el acumulado en 12 meses fue de 6,87%, por encima de la meta oficial, informó el viernes el organismo oficial de estadística.

El índice de precios al consumidor amplio, principal indicador inflacionario de Brasil, mostró poca variación en julio desde junio, cuando registró 0,15%, pero tuvo un fuerte alza desde julio de 2010, cuando fue de 0,01%, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

La inflación acumulada en los últimos 12 meses es la más alta desde junio de 2005, aunque el IBGE explicó que fueron razones matemáticas las que provocaron el aumento, puesto que en la cuenta del último año se dejó de contar julio de 2010, con una inflación de 0,01%, y se incluyó el índice de julio de 2011, de 0,16%.

El gobierno estableció para este año una meta inflacionaria de 4,5% con un margen de variación de dos puntos porcentuales hacia arriba o abajo, con lo que el tope sería de 6,5%.

El presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, dijo el jueves que la inflación acumulada continuará en ascenso hasta agosto pero que comenzará a declinar fuertemente a partir de octubre para cerrar el año en 5,6%, dentro de la meta oficial.

El índice de precios al consumidor amplio es utilizado por el Banco Central para definir la tasa referencial de intereses Selic, actualmente de 12,5% anual.

El Banco Central ajusta la tasa de intereses Selic para contener las presiones inflacionarias. En los últimos meses, la tasa ha sido aumentada para enfriar la economía y combatir un aumento de precios.