Al menos 24 civiles sirios han muerto durante un tiroteo de las fuerzas de seguridad en contra de manifestantes opositores al gobierno, dijeron el sábado activistas.

El ataque forma parte de una campaña militar que las autoridades realizan en todo el país.

El activista de derechos humanos en Siria Mustafa Osso dijo que la mayoría de las muertes sucedió en los suburbios de Damasco durante protestas a la luz del día del viernes y por la madrugada luego de las oraciones vespertinas del mes santo musulmán del Ramadán.

El activista agregó que cinco civiles murieron en la sitiada ciudad de Hama y la campiña de sus alrededores.

La cifra fue confirmada el sábado por los Comités de Coordinación Local, grupos activistas clave en la supervisión de los levantamientos en territorio sirio.

La televisión estatal transmitió imágenes de edificios en llamas y calles vacías bloqueadas con llantas incendiándose en Hama, el epicentro de las protestas. La televisora indicó que las fuerzas militares estaban poniendo fin a la rebelión en la ciudad.