Los estudiantes secundarios chilenos han convocado un nuevo paro nacional, en espera de que el Gobierno mejore la propuesta para resolver el conflicto que se arrastra desde hace más de dos meses y tras una violenta jornada que el jueves dejó 874 detenidos.

Según dijeron hoy dirigentes estudiantiles, el nuevo paro se realizará el próximo martes, día en que solicitarán a las autoridades permiso para manifestarse en la Plaza Italia y la Alameda Bernardo O'Higgins, de Santiago, que el jueves les fueron vedadas.

Mientras, las federaciones afinan su respuesta a la propuesta de 21 puntos que el Gobierno presentó a comienzos de la semana en procura de negociar una solución al conflicto.

Según precisaron, el Gobierno debe mejorar y precisar los puntos relativos a la "desmunicipalización" de la enseñanza, es decir, quitar a los municipios la administración del sistema y devolverla al Estado y a la prohibición del lucro como objetivo de las instituciones educacionales privadas.

Las organizaciones fijaron un plazo de seis días para que el Gobierno responda a esas exigencias, lo que fue rechazado por el ministro de Educación, Felipe Bulnes.

"Hay un error de concepto si creen los estudiantes o alguien que nosotros nos vamos a mover por presiones o por ultimátum", dijo Bulnes, en declaraciones a radio Cooperativa.

Agregó que ha tenido la mejor disposición a dialogar con todos los actores y criticó que algunos dirigentes estudiantiles anunciaron su rechazo a la propuesta antes de conocerla.

En cuanto a las reformas anunciadas en la propuesta, reiteró que apuntan a una reforma del sistema y dijo: "en el Congreso nos vamos a ir preocupando de presentar aquellos proyectos de ley más urgentes y que creemos que son un avance importante".

Uno de ellos, añadió, es la desmunicipalización de la educación pública, que a su juicio, se debe implementar de manera gradual en las distintas regiones.

"No podemos hacer un sistema de ensayo y error en todo el país. Lo que no queremos, para ser muy franco, es un Transantiago (sistema de transporte público de la capital chilena muy criticado)", remarcó.

El presidente Sebastián Piñera opinó hoy a través de su cuenta Twitter en el conflicto estudiantil, en la que escribió: "Es tiempo de construir y buscar acuerdos. Los invito a dialogar y aportar para una educación de calidad".

Mientras algunos parlamentarios opositores anunciaban una acusación constitucional contra el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, por la represión lanzada este jueves contra los estudiantes, las federaciones de secundarios y universitarios, además del Colegio de Profesores, presentaron un querella en su contra.

"Estamos querellándonos contra el ministro Hinzpeter por el proceder represivo que tuvo el día de ayer donde se violaron, además de libertades constitucionales como la de reunión y desplazamiento por la vía pública", dijo a los periodistas Camila Vallejo, presidenta de los estudiantes de la Universidad de Chile.

La querella, además, fue presentada contra la intendenta (gobernadora) de Santiago, Cecilia Pérez, añadió la dirigente universitaria, a cuyo juicio Hinzpeter debería renunciar a su cargo por los hechos del jueves.

También Amnistía Internacional se refirió a los hechos del jueves, instando a las autoridades a investigar las denuncias de uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes y a sancionar a los responsables de los abusos.

En un comunicado, la organización solicitó a las autoridades que respeten el derecho a la libertad de expresión y asociación de los manifestantes y eviten abusos durante futuras protestas.

El Gobierno "tiene la responsabilidad de resguardar los derechos de los niños que han participado en las marchas", dijo Ana Piquer, Directora Ejecutiva de la sección chilena de Amnistía Internacional.