A 20 años de su creación, Lollapalooza extenderá su territorio a Sudamérica, con la realización de una segunda edición en Chile y una primera en Brasil en 2012, anunció el viernes el músico estadounidense Perry Farrell, líder de Jane's Addiction y fundador del popular festival de rock.

Farrell informó en conferencia de prensa que la segunda edición de "Lollapalooza Chile" se realizará el 31 de marzo y 1 de abril en el Parque O'Higgins de Santiago, en tanto la primera de "Lollapalooza Brasil" está prevista para el 7 y 8 de abril en el Jockey Club de Sao Paulo.

El cantante y empresario dijo que los planes de expansión del festival comienzan a cumplirse rápidamente con vías a llegar a otros lugares del planeta en un futuro cercano.

El empresario chileno Sebastián De la Barra dijo a The Associated Press que las negociaciones de llevar Lollapalooza a Chile comenzaron formalmente hace dos años, después de que su compañía Lotus Producciones y su entonces productora asociada organizaron un concierto en Santiago con grupos de talla internacional como Rage Against The Machine, Pixies, Linkin Park e Incubus.

"Ya venimos trabajando con Perry Farrell, Marc Geiger, y con la marca en Estados Unidos, nos conectamos con ellos y después de mucha labor, ya estamos produciendo Lollapalooza para Chile como país. Creímos que Santiago, como cede, tiene las características que un festival de esta envergadura requiere", dijo el promotor.

"La capital chilena es una ciudad con una economía estable, en un país donde no teníamos un festival con el renombre y la tradición de Lollapalooza", añadió De la Barra.

Destacó que el parque santiaguino O'Higgins cumple con las características que Farrell deseaba mantener en su festival: un lugar verde al aire libre, de grandes dimensiones que pudiera ofrecer una experiencia "diferente" a sus visitantes. Unas 80.000 personas asistieron a la primera edición.

El empresario dijo que para su segunda edición, esperan que la cifra se eleve a 110.000 o 120.000 personas, en dos días de duración que tiene el festival, además de pensar en alargarlo a tres días, tal como sucede en su edición estadounidense.

Bryant Traubert, presidente de la autoridad de parques de Chicago, dijo que Lollapalooza aporta a la economía de la ciudad 85 millones de dólares, entre la industria hotelera y restaurantera local, de los cuales 8 millones son donados a diferentes instituciones en pro del cuidado de los parques y áreas verdes de la ciudad.

La edición estadounidense de Lollapalooza, que inició este viernes y concluirá el próximo domingo con Foo Fighters, tiene una mayor participación de grupos y solistas latinos al incluir a las mexicanas Ximena Sariñana y Cecilia Bastida, los chilenos Los Bunkers y Anita Tijoux y a la mexico-estadounidense Le Butcherettes.

En su cartel internacional del festival, que en dos décadas se ha caracterizado por el apoyo a las bandas de rock alternativo, participan grupos como Coldplay, Muse, A Perfect Circle, Artic Monkeys, el rapero Eminem, DeadMau5, Damian "Jr. Going" Marley & Nas, Beirut y My Morning Jacket.