Arie Haan, técnico holandés del Tianjin Teda, rival del Real Madrid en el amistoso de mañana, aseguró que, aunque en un partido con el equipo blanco "puedes y debes aprender muchas cosas", su equipo debe estar centrado en la Superliga.

Haan fue internacional con Holanda en 35 ocasiones entre los años 1969 y 1983 y defendió la camiseta del Ajax, donde coincidió con Johan Cruyff y con quien ganó tres Copas de Europa marcando el segundo gol en la final de 1971 ante el Panathinaikos.

Tras su marcha al Anderlecht belga y la de otros como el propio Cruyff o Johan Neeskens, lo cual coincidió con el declive del "Glorioso Ajax", Haan se convirtió en la estrella del equipo, del que después se iría para pasar por Standard de Lieja, PSV Eindhoven y Seiko hongkonés, donde se retiró en 1985.

El ahora entrenador del conjunto chino intenta dar un salto de calidad a su equipo, algo que comenzó a cimentar el pasado año logrando el segundo puesto y clasificándose para la Liga de Campeones de Asia, algo que este año será difícil lograr.

"Ahora ocupamos el quinto puesto, a cinco puntos del cuarto (último clasificado para la Liga de Campeones), sin embargo, debemos mejorar mucho para lograr llegar ahí ya que el nivel que hemos mostrado hasta ahora está por debajo de lo habitual", aseguró Haan.

A pesar de lo importante que es para él el choque de mañana, el holandés ha querido quitar presión a sus jugadores. "Les he dicho que se diviertan, que lo verdaderamente importante son los siguientes partidos, los que disputaremos fuera contra Chengdu y Shaanxi, ahí nos jugamos la temporada".

El camino del holandés como técnico ha pasado, entre otros, por Bélgica (Amberes o Anderlecht), Alemania (Stuttgart y Nuremberg) u Holanda (Feyenoord) y como seleccionador debutó con China en 2002 y dirigió a Camerún (2006) y Albania (2008) antes de recalar en el equipo chino del Chongqing Lifan, desde donde llegó a Tianjin.

Su dilatada carrera como técnico, que tuvo sus mayores éxitos en Bélgica, donde consiguió una liga con el Anderlecht (1986) y una copa con el Standard (1993), sufrió un revés en 2009, cuando en una investigación sobre amaño de partidos en China se le acusó de sobornar a un árbitro, por lo que fue suspendido con tres partidos.

Tras ese incidente, el veterano técnico, de 62 años, vive la que puede ser una de sus últimas experiencias en los banquillos y, a pesar de las abismales diferencias entre su grupo y el que entrena Jose Mourinho, aseguró que se verá "un buen espectáculo".