El Ejecutivo alemán está molesto con las declaraciones del presidente de la Comisión Europea (CE), Jose Manuel Durao Barroso, que han desatado el pánico bursátil, afirma hoy el rotativo alemán "Süddeutsche Zeitung", que se remite a fuentes gubernamentales.

Tanto la Cancillería como el Ministerio de Finanzas se han mostrado disgustados por la carta abierta de Barroso, en la que aseguró que la crisis de la deuda ya no afecta tan sólo a los países periféricos de la eurozona y apuntó la necesidad de ampliar el fondo de rescate (EFSF), desatando las incertidumbres en los mercados.

Estas fuentes apuntaron que no resulta procedente "reabrir el debate tan sólo dos semanas después" de la cumbre de líderes de la eurozona que acordó el segundo rescate griego y que sirvió para "calmar" a los mercados.

El rotativo económico "Handelsblatt" asegura hoy que la misiva de Barroso ha "irritado" gravemente a los mercados.

Se espera que hoy hablen por teléfono para abordar la crisis bursátil la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, a iniciativa del líder galo.

El Elíseo confirmó hoy a Efe la intención de Sarkozy de abordar por teléfono la crítica situación de los mercados financieros con Merkel y Zapatero.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, compareció también ayer ante los medios, tras la reunión del consejo de Gobierno de la entidad, y trató de tranquilizar a los mercados sugiriendo que la institución había comprado deuda pública de los países periféricos de la eurozona.

En los últimos días la prima de riesgo de los bonos soberanos de España e Italia se encuentra por encima de los 400 puntos, en máximos históricos para ambas naciones desde la introducción de la moneda común.

Mientras tanto, y siguiendo la marcada tendencia bajista mostrada por el Dow Jones estadounidense y por las principales bolsas asiáticas, el DAX 30, el índice del mercado de valores de Fráncfort, ahondó hoy su caída en la apertura, tras siete jornadas consecutivas en rojo.

El selectivo alemán marcó en los primeros compases de la sesión de hoy su mínimo intradía en cerca de un año, al situarse en los 6.152,62 puntos tras caer un 4 %, debido al pánico generalizado en las bolsas europeas, aunque se recuperó poco después.

El índice de referencia de Fráncfort ha caído cerca de un 15 % o 1.100 puntos en las últimas ocho sesiones, el equivalente a todo lo avanzado en lo que va de año, por las incertidumbres sobre la crisis de la deuda en Europa y Estados Unidos y la posibilidad de una recaída de la economía mundial.