El comisionado de la NFL Roger Goodell y DeMaurice Smith, líder de la Asociación de Jugadores de la NFL, tomaron entre los dos el legajo de 300 páginas del acuerdo colectivo de trabajo entre jugadores y dueños y se dieron la mano posando para las cámaras.

Así como así, se acabaron los amargos cuatro meses y medio de enojo y posturas encontradas durante el prolongado paro laboral de la NFL.

Smith y Goodell firmaron la mañana del viernes el nuevo acuerdo colectivo de trabajo en un escenario en las escaleras del Salón de la Fama del Fútbol Americano, un detalle ceremonial luego que los jugadores acordaron ratificar el acuerdo laboral de 10 años la noche del jueves.

Sin embargo, hubo una sensación de alivio tanto para Goodell como para Smith, que se estrecharon las manos tres veces durante la breve ceremonia e incluso se abrazaron luego de pasar casi medio año en tensas negociaciones para determinar una nueva forma de repartirse los amplios ingresos de la NFL.

"Estamos tranquilos porque el fútbol americano está de regreso", dijo Goodell. "Eso es lo que quieren nuestros aficionados y eso es lo que todos queremos y estamos emocionados de que lo logramos".

Un aficionado gritó "gracias" a Smith mientras tomaba su lugar. El líder sindical le respondió: "De nada".

Luego de la rúbrica del documento entraron al foro de la cadena televisiva NFL Network dentro de la galería del Salón de la Fama. Con los bustos de los nuevos miembros como fondo, Smith y Goodell detallaron el viaje, en ocasiones difícil, hacia el nuevo acuerdo.

Ninguno señaló un momento particular en las largas conversaciones. En cambio reconocieron el mérito de los dirigentes de ambos bandos, por haber sido capaces de encontrar un común denominador y que así se salvara la temporada de 2011.

Goodell dijo que un pequeño grupo de representantes de los jugadores y los dueños hicieron el sacrificio de poner de lado las considerables diferencias entre ellos y se enfocaron en el futuro.

"Hubo mucho respeto y un intento de encontrar soluciones", dijo Goodell. "Una vez que nos entendimos y entendimos que era eso para lo que nos reuníamos, logramos terminar el trabajo".