El presidente Hugo Chávez afirmó el viernes que hay algunos sectores empeñados en que surjan tensiones entre Venezuela y Colombia, y aseguró que detrás de esas acciones está Estados Unidos.

En una llamada telefónica que realizó a la televisora estatal, Chávez indicó que hay algunos que están empeñados en que "otra vez nos vamos a las agrias relaciones con Colombia", y acusó de forma directa al "imperio", en alusión a Estados Unidos, de estar "detrás de eso".

El gobernante, que combate un cáncer, dijo que en Venezuela hay gente que "se sentiría bien que nosotros tuviéramos unas malas relaciones con el gobierno de Colombia, y eso no. No está en nuestra opción".

"Que me respeten y nosotros respetamos", agregó.

Chávez, de 57 años, informó que durante la noche del jueves conversó por teléfono con su par colombiano, Juan Manuel Santos, y alabó nuevamente la declaración que realizó su colega esta semana desde México en reacción a los comentarios que hizo un jefe militar de Colombia que denunció que miembros de las FARC seguían en territorio venezolano.

"El (Santos) ha puesto las cosas en su justo lugar otra vez", comentó Chávez al agradecer las palabras de su colega, y acotó: "le creo al presidente Santos, como también quiero que allá tenga éxito respetando la soberanía de Colombia y del gobierno de Colombia".

En Bogotá, Santos dijo que en su conversación con Chávez, éste le aseguró que "su trayectoria de recuperación iba por muy buen camino, que así lo sentía y así esperamos todos: una pronta y total recuperación".

Entre ambos gobiernos "hay diferencias. Ayer (jueves) lo hablábamos con el presidente Chávez, diferencias de forma de pensar y de formas de abordar ciertos problemas mundiales, problemas internos, pero si nos respetamos esas diferencias, como las hemos venido respetando, lo fundamental lo que nos une, lo que nos conviene, podemos manejarlo con responsabilidad", agregó Santos al hablar en la casa de gobierno en la posesión del nuevo embajador de Colombia en Venezuela, Carlos Cure.

Cure, un ingeniero civil de 66 años, asume la misión en Caracas luego de que su predecesor, José Fernando Bautista, renunciara en mayo porque su nombre apareció en medios de prensa como una persona que supuestamente pidió dádivas al grupo Nule, una firma empresarial cuyos jefes están en prisión desde abril y sometidos a juicio por malos manejos en contratos de obras públicas en Bogotá. Sobre el ex embajador no hay una averiguación formal judicial.

El presidente venezolano defendió la participación de Colombia en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y dijo que por tener una orientación ideológica y un modelo económico diferente como Chile no hay que excluirla de ese grupo regional. "La unidad en la diversidad", agregó.

Chávez agradeció las deseos de recuperación que le expresó Santos, y dijo que era "un gesto de sinceridad que no tengo que dudar".

El gobernante anunció que el jueves también tuvo un contacto telefónico con el primer ministro ruso Vladimir Putin, y que acordaron "fortalecer" el banco binacional que tienen Venezuela y Rusia.

Las declaraciones de Chávez y Santos surgieron en respuesta a unos comentarios que realizó a principios de semana el almirante Edgar Cely, comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, que aseguró que miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia seguían en territorio venezolano.

Santos dijo el martes desde México, donde realizó una visita de dos días, que "hay muchos enemigos" que quieren entorpecer las relaciones de Colombia y Venezuela, pero aseguró que la "confianza mutua" prevalece.

Tras advertir que el restablecimiento de las relaciones entre los gobiernos de Bogotá y Caracas, en agosto del 2010, "no ha sido un proceso fácil", el presidente colombiano indicó que "hay muchos enemigos de lado y lado" opuestos a que la relación prospere.

Por su parte, el ministro de Defensa colombiano, Rodrigo Rivera, declaró el martes, refiriéndose a lo dicho por Cely, que "hemos recibido, en público y en privado, manifestaciones reiteradas del gobierno de Venezuela, al más alto nivel, en el sentido de que ellos no toleran la presencia de delincuentes y criminales provenientes de Colombia en su territorio".

En alusión a los comentarios de Cely, el ex presidente colombiano Alvaro Uribe dijo el miércoles, a través de su cuenta de Twitter, que el problema de la presencia de las FARC en Venezuela "no es que se diga o niegue, el problema es el sufrimiento de los ciudadanos" que habitan en la frontera de 2.200 kilómetros que comparten ambos países.

Chávez rompió relaciones diplomáticas con Bogotá en julio del año pasado luego de que el gobierno de Uribe denunció públicamente que Venezuela daba cabida en su territorio a jefes de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Tres días después de la salida de Uribe del cargo en agosto del 2010, Chávez y el nuevo mandatario de Colombia reanudaron la relación bilateral en una reunión en la localidad colombiana de Santa Marta.

________

El corresponsal de The Associated Press César García, en Bogotá, contribuyó a esta información.