Un hispano de Albuquerque que mató accidentalmente de un balazo a su hijo de 3 años y luego intentó atribuir el incidente a un disparo desde un automóvil fue condenado a 15 años de cárcel.

Héctor García Salas se declaró el jueves culpable de abusar de un menor, abandono de un menor y otros cargos ante el juez Kenneth Martínez.

Las autoridades dijeron que García Salas mató por accidente a su hijo en noviembre del 2007 cuando manejaba un arma en su domicilio. Luego sacó de la vivienda el cadáver del niño y lo dejó en la acera, e indicó a la policía que éste había sido víctima de un disparo efectuado desde un vehículo en marcha.

García Salas se encontraba bajo libertad condicional por un delito grave en esa época y no tenía autorización para tener un arma.