El museo de cera de Washington, Madame Tussauds abrió hoy sus puertas con la celebración del quincuagésimo cumpleaños del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cuya sonriente figura vestía de fiesta en la réplica del despacho oval que allí se encuentra.

La figura de Obama, acompañada de la de su esposa Michelle; la secretaria de Estado, Hillary Clinton; el marido de ésta, el ex presidente Bill Clinton, y la exitosa presentadora de televisión Oprah Winfrey, posaba junto a los visitantes rodeada de globos y pasteles para festejar su medio siglo.

Escoltado por agentes del Servicio Secreto y por regalos con su nombre, el Obama de cera recibirá hoy cientos de felicitaciones de ciudadanos estadounidenses que no quieren perderse la oportunidad de entrar en el despacho oval en un día tan señalado.

Niños y no tan niños se sentaron en el escritorio del presidente para inmortalizarse en la escena presidida por un ejemplar del Washington Post con la portada de la muerte de Bin Laden, mientras la figura del ex presidente George W. Bush esperaba solitaria al final del pasillo.

Como en toda fiesta de cumpleaños, no podían faltar los dulces a disposición del público que llevaban una pequeña galleta con la cara impresa del presidente y cremas azules, rojas y blancas, para poner el tono patrio.