Los precios de las acciones se desplomaron el jueves al mediodía en la Bolsa de Valores de Nueva York, ante la persistente preocupación por el mal estado de las economías de Estados Unidos y Europa.

El Standard & Poor's 500 perdió más de 3%, con lo cual quedó 10% por debajo del pico reciente de 1.363 logrado el 29 de abril. Un declive de 10% es considerado una corrección bursátil. El índice Dow Jones, que abarca las compañías bien establecidas, ha perdido más de 1.100 unidades desde el 21 de julio.

El petróleo perdió 4% para quedar en 88 dólares el barril, debido a temores de que la demanda bajará por la debilidad de la economía. El petróleo se cotizaba a más de 100 dólares el 9 de junio.

"Seguimos inundados por las inquietudes sobre la economía mundial", declaró Bill Stone, analista de PNC Financial.

El Dow Jones perdía 325 unidades (2,7 para quedar en 11.571, mientras el S&P 500 perdía 39 unidades (3,3%) para quedar en 1.221 y el tecnológico Nasdaq perdía 89 unidades (3,3%) para quedar en 2.603.

Las pérdidas en el Dow son las más pronunciadas desde junio del 2010, cuando se redujo 323 unidades.

Los inversionistas recurrieron a inversiones que son consideradas más confiables en tiempos turbulentos. El oro subió 1% a 1.680 dólares la onza. El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años bajó a 2,51%, su peor nivel en lo que va de año. El rendimiento de los bonos del Tesoro a dos años tocó piso a 0,265%. Los rendimientos de los bonos caen a medida que sube la demanda por ellos.

Los grandes inversionistas han transferido tanto dinero en cuentas bancarias en el Bank of New York que el banco anunció el jueves que comenzará a cobrar una tarifa de 0,13% por cada cuenta.

"En el mes pasado, hemos visto una gran cantidad de depósitos en nuestros libros de contabilidad, provenientes de clientes que buscan refugio para su dinero en el actual ambiente de tasas de interés y crédito", dijo el banco en un comunicado enviado a The Associated Press. Entre los clientes del Bank of New York hay fondos de pensiones y casas de inversión de renombre.

"Los inversionistas están decidiendo que ahora es el momento de reducir riesgos", opinó Brian Gendreau, analista del Cetera Financial Group. Añadió que algunos inversionistas creen que las acciones sufrirán una caída prolongada como la vista después de la Gran Depresión.

Las acciones europeas se redujeron ampliamente debido a la creencia que Italia o España necesitarán asistencia financiera de la Unión Europea. Los índices principales de Italia, Alemania e Inglaterra perdieron un 3%.

Las empresas que más dinero ganan en momentos de expansión económica mundial fueron las grandes perdedoras como por ejemplo Caterpillar, Alcoa y Chevron, que perdieron casi 4% cada una.

Algunos inversionistas están vendiendo en anticipación del reporte del viernes sobre el desempleo en Estados Unidos, que se estima dirá que el desempleo se mantuvo en 9,2% el mes pasado. Si la tasa de desempleo vuelve a subir, lo más probable es que las acciones se vean deprimidas.

Antes del comienzo de transacciones, el gobierno estadounidense había informado que el número de personas que habían solicitado asistencia pública por desempleo esta semana fue apenas menor que el de la semana pasada, al bajar a 400.000. Eso sigue siendo más que los 375.000 que los economistas consideran como un mercado laboral saludable y es el indicador más reciente de la debilidad en la economía estadounidense.

Kraft Foods fue la única empresa del Dow que subió, un 2%, luego de haber anunciado que dividiría en dos. Una de las empresas se concentrará en comidas ligeras como galletas y la otra se concentrará en los supermercados de Norteamérica.

Todos los 10 grupos que comprenden el S&P bajaron. Las compañías de energía, financieras e industriales perdieron cada una 2% o más.

La bolsa ha estado volátil esta semana debido a temores de que la economía estadounidense se está debilitando. La manufactura, los gastos del consumidor y las contrataciones en el sector privado están a niveles inferiores a los que se consideran saludables. Tales cifras han arrojado dudas sobre los vaticinios de diversos economistas, entre ellos el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke, de que la economía crecerá más en la segunda mitad del año.

La ola de ventas masivas ocurre en momentos en que las ganancias de las grandes corporaciones van creciendo. General Motors Co. bajó 2% a pesar de que sus resultados superaron los cálculos de los analistas. CVS Caremark perdió casi el 4% debido a la disminución de sus ganancias el trimestre pasado.

Varias empresas de ventas al detal anunciarán el jueves sus resultados. Target, Gap Inc. y Macy's bajaron más de 1% cada una, debido en parte al temor de que los consumidores gastarán menos ante la endeble salud de la economía.

El Dow subió 30 puntos el miércoles, luego de haber bajado 166 — rompiendo una racha de ocho pérdidas consecutivas. Nueve días consecutivos de bajas hubiera sido el más largo desde febrero de 1978. El S&P 500 subió 6 unidades y dejó atrás una mala racha de siete días.

---

Los corresponsales de la AP Dave Carpenter y Pallavi Gogoi ayudaron con esta nota.