Cientos de simpatizantes de la ex primera dama de Guatemala Sandra Torres empezaron a llegar hoy a la capital del país, para expresarle su apoyo en la última batalla judicial que librará en su lucha por ser inscrita como candidata presidencial para los comicios del 11 de septiembre próximo.

Torres, segunda en los sondeos de intención de voto muy por detrás del favorito, el opositor Otto Pérez Molina, presentará este jueves ante la máxima corte de Guatemala sus alegatos en contra de cuatro fallos judiciales que rechazaron su inscripción como aspirante oficialista a la Presidencia por considerarla ilegal.

Bajo la consigna de "si no hay inscripción, habrá revolución", seguidores de Torres venidos de diferentes partes del país se han concentrado en al menos cuatro puntos de la capital guatemalteca, para luego caminar hasta la sede de la Corte de Constitucionalidad, donde se realizará la diligencia judicial.

Torres, quien el miércoles opinó que si no se inscribe su candidatura la democracia del país estaría "en riesgo", se jugará en esa audiencia la última carta para lograr su objetivo.

La aspirante a candidata presidencial oficialista espera que el máximo tribunal le retribuya los derechos políticos que, a su juicio, violaron el Tribunal Supremo Electoral y la Corte Suprema de Justicia al rechazar su candidatura.

Ambas instancias argumentaron que Torres incurrió en "fraude de ley" al divorciarse en abril pasado del presidente del país, Álvaro Colom, para evadir la prohibición constitucional que impide a los familiares del gobernante en funciones aspirar al cargo.

Más de un centenar de agentes de la Policía Nacional Civil han sido destacados para garantizar la seguridad de la actividad proselitista, mientras que los alrededores de la sede judicial han sido bloqueadas por los manifestantes oficialistas.

Torres, cuya candidatura es apoyada por una coalición integrada por la oficialista Unidad Nacional de la Esperanza y la Gran Alianza Nacional (UNE-GANA), necesita del apoyo de cuatro de los siete magistrados que integrarán el pleno que conocerá su caso en la Corte de Constitucionalidad.

Después de la vista pública de este jueves y según los plazos establecidos en la ley, el máximo tribunal tiene tres días para emitir su resolución, que será inapelable.

Una encuesta publicada el pasado lunes por el diario local La Prensa Libre entregó que el derechista Pérez Molina acapara el 37,6% de preferencias del electorado, mientras que Torres cuenta con el 17,2%.