La fiscalía aseguró que una supuesta célula del grupo subversivo peruano Sendero Luminoso reclutaba adeptos entre estudiantes de una ciudad pobre de Bolivia a cambio de becas de trabajo en la región de Ayacucho en Perú.

El fiscal boliviano José Ponce informó el jueves que los cuatro peruanos detenidos el martes a quienes se acusa de ser integrantes de la banda subversiva peruana "ofrecían becas al Perú, al departamento de Ayacucho, para trabajar".

Los peruanos Williams Antonio Minaya, su hermano Hugo Wálter Minaya, Blanca Riveros Alarcón y José Antonio Cantoral Benavides fueron detenidos en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, donde impartían charlas de "adoctrinamiento" en un instituto técnico denominado Isaac Newton, informó el martes el Ministro de Gobierno Sacha Llorenti.

Las autoridades peruanas confirmaron que los detenidos tienen vinculaciones con Sendero Luminoso y cargos de terrorismo en su país, aseguró el viceministro de Régimen Interior, Marcos Farfán. Cantoral Benavides es refugiado político y las autoridades analizan la posibilidad de enviarlo a un tercer país.

Los detenidos volverán a comparecer el jueves ante un juez que podría enviarlos preventivamente a la cárcel. La fiscalía aún no presentó cargos.

Farfán vinculó al grupo con la detención, el 29 de junio, de Ulser Pillpa Paytan, alias "Camarada Johnny", miembro de Sendero Luminoso y buscado en su país por terrorismo.

Pillpa fue detenido con cocaína en una localidad rural altiplánica cerca de la frontera con Perú. Se hacía pasar por policía antidroga para decomisar cocaína a narcotraficantes que trafican desde ese país hacia Brasil a través de Bolivia.

La detención de Pillpa condujo al grupo de los cuatro detenidos que se sospecha formaban una célula senderista que operaba en Bolivia reclutando adeptos.

Remanentes de Sendero Luminoso aún operan en reductos de la selva peruana donde perpetran esporádicos ataques a militares. Autoridades de ese país vinculan a la banda con el narcotráfico.

Inicialmente una de sus bases era el departamento de Ayacucho en la sierra sur de Perú. En los años 80 la banda desató un sangriento conflicto armado en ese país que cobró miles de vidas hasta la captura de su máximo líder Abimael Guzmán en 1992.

Hasta las detenciones del martes no se conocían presuntas actividades en Bolivia de la desarticulada banda maoísta. En el pasado, el otro grupo subversivo peruano Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) se financió en Bolivia con secuestros y utilizaba territorio fronterizo de este país para curar a sus heridos cuando todavía estaba activo.