Seis camiones cargados con un total de 500 barriles de petróleo fueron atacados el jueves por presuntos miembros de las FARC que incendiarios a tres de los vehículos y dejaron averiados a los otros tres, se informó oficialmente.

Los choferes fueron obligados por lo insurgentes a abandonar los camiones y no resultaron lesionados, explicó en diálogo telefónico Edilberto Ramón Endo, secretario de gobierno del departamento del Caquetá, al sur colombiano.

El incidente ocurrió a las 08:45 AM en una carretera entre las poblaciones de Puerto Rico a El Doncello, en Caquetá y a unos 350 kilómetros al suroeste de Bogotá, agregó el funcionario.

Dijo que por los informes que había recibido del Ejército daban cuenta de que presuntos integrantes de la columna "Teófilo Forero", una unidad elite de asalto de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), realizaron un retén o bloqueo vial en la carretera y luego de hacer descender a los conductores, prendieron fuego a los vehículos.

Tres de los camiones quedaron totalmente incinerados y los otros tres semiaveriados y cada uno llevaba un promedio de 85 barriles de crudo con destino a una planta procesadora en el departamento de Huila, en el suroeste del país, agregó el funcionario.

"Este crudo pertenece a la empresa Emerald Energy", dijo.

En la sede en Bogotá de la empresa Emerald Energy, con sede en Londres y subsidiaria del grupo chino Sinochem, una voz de mujer que atendió el teléfono sólo indicó que no comentarían el tema.

Emerald Energy opera desde hace unos cuatro años un campo, en el que actualmente explota 12 pozos que producen unos 600 barriles de petróleo diarios. El campo está ubicado en la localidad de Los Pozos, en Caquetá, un tradicional fortín de las FARC y que sirvió como escenario a frustrados diálogos de paz entre el gobierno y la guerrilla a inicios de esta década.

En junio pasado cuatro ciudadanos chinos, contratistas de Emerald Energy, fueron retenidos cuando iban en una camioneta junto a un conductor colombiano en una vía entre las localidades de San Vicente del Caguán y Los Pozos, en Caquetá.

El conductor colombiano fue dejado en libertad con el vehículo y llegó a San Vicente del Caguán, unos 280 kilómetros al sur de Bogotá, para dar parte del plagio, según han dicho las autoridades, que atribuyen el plagio también a las FARC.

Hasta ahora se desconoce la suerte de los cuatro contratistas chinos, ni las FARC ha comentado el caso.

Del 1 de enero al 7 de junio del 2011 se han registrado 74 casos de secuestro, o un 8,8% por encima del mismo período del año pasado, según los datos más recientes del Ministerio de Defensa. Datos de la no gubernamental contra el secuestro Fundación País Libre mencionan, sin embargo, que en el primer semestre del 2011 el incremento en casos de secuestro fue de 30% con relación al mismo período del 2010.

En marzo pasado, al menos 20 empleados colombianos de la empresa petrolera canadiense Talisman, entre ingenieros y operarios, fueron secuestrados por las FARC en el departamento de Vichada, en el este de Colombia. El grupo de trabajadores colombianos fue dejado en libertad a las pocas horas por la presión de las autoridades, según explicaron entonces jefes castrenses.