El presidente Sebastián Piñera tiene un 26% de aprobación y una desaprobación que alcanza al 53%, la peor evaluación de su gestión desde que asumió el poder en marzo de 2010, según una encuesta.

Carolina Segovia, coordinadora de la encuesta, declaró el jueves que "las personas no están satisfechas por la forma en que se está manejando el gobierno y eso es lo que refleja la encuesta".

El sondeo fue realizado por el Centro de Estudios Públicos (CEP), un organismo financiado por grandes empresas, entre el 24 de junio y el 24 de julio con 1.554 personas de todo el país y en plena efervescencia de las masivas protestas estudiantiles y de otros sectores. El sondeo tuvo un margen de error de 3%.

La muestra reflejó una caída de 20 puntos con relación a una evaluación del CEP realizada en noviembre y diciembre.

Para Segovia, "hay una evaluación cada vez más negativa de la imagen del presidente ... y hay también al mismo tiempo una evaluación negativa del gobierno en las tareas que debe cumplir".

Informó que algo más del 50% aprobó la realización de protestas contra el gobierno, que ha debido enfrentar multitudinarias manifestaciones, las mayores desde el retorno a la democracia en 1990. "Puede haber algo de expectativas insatisfechas, algo de insatisfacción con situaciones más generales en torno a temas de desigualdad".

Las protestas estudiantiles y de los maestros se originan en sus demandas de cambios en el sistema educacional, en el término de la dependencia de la enseñanza media de las municipalidades y el combate al lucro de instituciones privadas apoyadas financieramente con recursos estatales.

El estudio también mostró que pese a indicadores positivos, sólo el 22% consideró buena la situación económica, el 44% regular y el 33% mala.

El 53% reprobó la gestión económica y el 25% la aprobó. En cuanto a la apreciación de la forma en que el gobierno se ha manejado, el 62% afirmó que no lo ha hecho ni con destreza ni habilidad y sólo el 26% estimó que sí ha tenido esas condiciones.

Piñera, un acaudalado empresario que desplazó con su coalición de dos partidos derechistas al conglomerado centroizquierdista que gobernó por 20 años, tampoco inspira confianza en el 61% de los entrevistados.

El 25% de los encuestados consideró que el 25% de la educación ha mejorado en los últimos diez años, pero el 45% estima que se ha mantenido igual y que el 28% ha empeorado. El 80% rechazó el lucro en la educación.