El ex Beatle Paul McCartney dijo el jueves que se pondrá en contacto con la policía tras conocer las declaraciones de su ex esposa sobre algunos mensajes entre ellos que habrían sido intervenidos por periodistas de tabloides.

En declaraciones ante la televisión estadounidense en Los Angeles, McCartney dijo que se pondrá en contacto con la policía tan pronto como sea posible luego de terminar su gira.

"Hablaré con ellos sobre el asunto", dijo McCartney, desde Cincinatti, Ohio.

"No me parece que sea algo bueno, creo que es una violación horrenda a la privacidad y creo que ha ocurrido por mucho tiempo. Me parece que más personas de las que creemos sabían de ello. Pero creo que debería escuchar los hechos antes de hacer otras declaraciones", agregó.

McCartney entró en el escándalo de los tabloides británicos cuando su ex esposa Heather Mills afirmó que los mensajes que había dejado el músico en el celular de ella fueron intervenidos.

La ex modelo Mills, que hizo estas declaraciones el miércoles en una entrevista con la BBC, se refirió a una llamada telefónica que recibió de un importante periodista que trabajaba para el grupo Trinity Mirror en 2001. Mills y McCartney se casaron en 2002.

En la llamada el periodista habló sobre los problemas que tenía la pareja. Cuando Mills le preguntó cómo sabía esto, el periodista citó un mensaje de voz que le dejó McCartney en el teléfono palabra por palabra, según ella. Mills dijo que amenazó con llamar a la policía y el periodista admitió que había espiado su teléfono, por lo que se comprometió a no escribir la nota sobre su pelea.

Mills dijo el nombre del periodista, pero la BBC lo censuró por motivos legales.

Mills y McCartney se divorciaron en 2008.