El Estado paraguayo devolvió a la comunidad indígena Kelyenmagategma 8.700 hectáreas de tierras consideradas ancestrales, confirmó el jueves la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

"En materia de derechos humanos el Paraguay está haciendo mucho", dijo Dinah L. Shelton en conferencia de prensa en el palacio de gobierno tras entrevistarse con el presidente Fernando Lugo.

Comentó como un hecho positivo la devolución, a través de un decreto firmado por Lugo, de unas 8.748 hectáreas en el departamento de Villa Hayes, unos 400 kilómetros al noroeste de Asunción, a los miembros aborígenes de esa comunidad perteneciente a la etnia Enxet. El gobierno cumplió así una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos del 12 de octubre de 2010.

"Tenemos otros 28 casos de denuncias por presunta violación de los derechos humanos que afectan a Paraguay pero trabajamos para que al menos en 10 de ellos haya un arreglo amistoso", explicó Shelton.

Enxet es una de las veinte etnias que sobreviven en situación de extrema pobreza en Paraguay.

La Dirección Nacional de Estadísticas y Censo informó que la población indígena está integrada por 108.000 personas.

Para el acto de devolución con carácter de donación, el gobierno había adquirido las tierras de una empresa ganadera familiar, pero no precisó cuánto dinero costó la compra.