Los mercados bursátiles volvieron a caer el viernes después que un informe positivo sobre el desempleo en Estados Unidos no pudo tranquilizar a los inversionistas acerca del débil crecimiento económico estadounidense y la crisis deudora en Europa.

El informe mensual sobre la desocupación en Estados Unidos impulsó una breve racha de compras en Europa y los mercados estadounidenses, antes de que los principales índices bursátiles comenzaran a caer de nuevo, lo cual incrementó las peores pérdidas desde la bancarrota del banco de inversiones Lehman Brothers en el 2008.

El gobierno estadounidense reportó que fueron creados unos 117.000 empleos en julio y que el índice de desocupados bajó al 9,1% del 9,2% en junio.

Empero, aunque mejor a lo pronosticado por la mayoría de los analistas, la tasa de crecimiento del mercado laboral sigue siendo muy inferior a la de una economía sana y no pudo disipar los temores de que la economía estadounidense pudiera caer nuevamente en una recesión.

"El anuncio del desempleo fue una inyección de adrenalina para los mercados, pero únicamente eso, un respiro breve mientras continúan las ventas generalizadas", comentó David Jones, director de estrategia de mercado de IG Index.

En Estados Unidos, el índice industrial Dow Jones cayó 0,9% a 11.287 puntos, mientras que el más amplio del Standard & Poor's 500 perdió 1,2% a 1.185.

En París, el CAC-40 cerró con baja del 1,3% a 3.278,56, al tiempo que en Londres el FTSE 100 bajó un 2,7% a 5.246.99, En Francfort, el DAX retrocedió un 2,8% a 6.236,16.

Los inversionistas se preocuparon por los rumores de que la calidad crediticia de la deuda estadounidense podría ser degradada pronto y que Italia está a punto de anunciar otro plan de reformas económicas.

Las bolsas de valores de Italia y España — los dos países que tienen muy preocupados a los inversionistas en las últimas semanas ante el deterioro de sus finanzas y el aumento de su deuda soberana — superaron a otras bolsas de Europa, a pesar de que cayeron. El IBEX de Madrid cerró con baja del 0,2%, en 8.671,20 puntos, mientras que el FTSE MIB italiano retrocedió un 0,6%, a 16.028,80.

El interés de los bonos españoles e italianos bajó el viernes, pero continúan en niveles considerados insostenibles a largo plazo. El rendimiento del bono italiano a 10 años fue del 6,13%, y el español de 6,04%.

El crudo bajó 1,51 dólares a 85,12 dólares el barril.

En Tokio, el promedio del Nikkei 225 descendió un 3,7% a 9.299,88 y en Hong Kong, el Hang Seng perdió un 4,3% a 20.946,14. En Shanghai, el índice compuesto retrocedió un 2,2% a 2.626,42.

La bolsa de valores de Tokio bajó además por el repunte experimentado la víspera por el yen, pese a la intervención del banco del Japón para debilitar la divisa.

El dólar bajó un 1% ante el yen a 78,42, después de que la víspera superó los 80 yen. El euro se recuperó con un alza del 0,7% a 1,4163 dólares.

___

Alex Kennedy en Singapur y Joe McDonald en Beijing contribuyeron con este despacho.