Un psiquiatra contratado por la fiscalía examinará a un modelo portugués acusado de matar y castrar a un popular presentador de la televisión de su país en un hotel de Manhattan.

El experto realizará un examen médico a Renato Seabra, de 21 años, después de que su abogado dijera el mes pasado en una corte de Manhattan que atravesaba un "episodio maníaco" cuando atacó brutalmente al periodista Carlos Castro el 7 de enero. La defensa de Seabra planea argumentar que el joven no sabía lo que hacía cuando estranguló y golpeó salvajemente a su víctima.

Seabra compareció el jueves en una sala de la Corte Suprema de Manhattan vestido con una informal camiseta gris, el pelo más corto y expresión sombría. Aunque confesó el crimen a principios de este año, se ha declarado inocente de asesinato. Firmó el jueves documentos que permitirán a dos hospitales y una cárcel enviar informes médicos sobre el joven a los fiscales.

El cuerpo mutilado y ensangrentado de Castro, de 65 años, fue encontrado en una habitación del Hotel Intercontinental, en Times Square. El joven confesó asesinar a Castro estrangulándolo, apuñalándolo con un sacacorchos, golpeándole la cabeza contra una televisión y castrándolo en la habitación.

La noticia de la escabrosa muerte del periodista conmocionó a Portugal, donde Castro era una cara conocida de la televisión.

Parece ser que Castro y Seabra eran pareja, pero la madre del acusado ha repetido que su hijo no es homosexual.

Su abogado David Touger ha explicado en documentos presentados a la corte que Seabra estaba mentalmente enfermo cuando asesinó al periodista. El joven podría ser declarado no culpable y enviado a un hospital psiquiátrico en lugar de a la cárcel.

En la corta comparecencia judicial del jueves, Touger y la fiscal Maxime Rosenthal discutieron el intercambio de informes médicos. Mientras Rosenthal se quejó de no tener copias suficientes para el uso de la fiscalía, Touger insistió ante el juez de que todos los informes fueron entregados a los representantes del estado.

Una próxima audiencia judicial fue fijada para el 7 de septiembre.

Después del ataque, Seabra deambuló por la ciudad hasta que se subió a un taxi para ir a un hospital. Primero fue examinado en la sala de emergencias de St. Luke's Roosevelt Hospital y más tarde fue transferido al hospital Bellevue. En estos momentos se encuentra preso en la cárcel Rikers Island, sin derecho a fianza.

Hay más de 200 fotografías de la escena del crimen, ha señalado la fiscalía.

Castro murió por estrangulación y por heridas en la cabeza realizadas con un arma de punta gruesa, dijo en enero Ellen Borakove, portavoz de la oficina forense de la ciudad.

_________________

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens