La producción de vehículos en Brasil alcanzó las 307.190 unidades en julio, cifra que supone un aumento del 5,7 por ciento respecto al mismo mes del año pasado, informó hoy la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea).

De acuerdo con la patronal del sector, el dato implica un repunte del 3,9 por ciento si se compara con la producción de junio.

Por segmentos, salieron de las líneas de montaje brasileñas un total de 289.700 vehículos leves y utilitarios en julio, un 5,2 por ciento más que en el mismo mes de 2010.

Mientras, la cifra de camiones fue de 19.320 unidades en ese mismo mes, lo que supone un alza del 10,6 por ciento.

Además, la fabricación de autobuses alcanzó las 4.160 unidades, un aumento del 21 por ciento.

Las ventas de vehículos en el mercado interno alcanzaron las 306.200 unidades el mes pasado, un 1,3 por ciento más que en julio de 2010 y 0,6 por ciento superiores al mes precedente.

La Anfavea precisó, asimismo, que las exportaciones se situaron en 1.310 millones de dólares en julio de este año, un 16,1 por ciento más que en el mismo mes de 2010.

Por valor acumulado, en los siete primeros meses del año la producción alcanzó los 2,02 millones de vehículos, entre automóviles comerciales leves, camiones y autobuses, dato que corresponde a un alza del 4,3 por ciento respecto al mismo período de 2010.

En ese periodo, se vendieron 2,04 millones de vehículos, lo que implica un crecimiento de 8,6 por ciento respecto al mismo periodo anterior.

Las ventas en los mercados internacionales sumaron 8.510 millones de dólares, valor que implica un alza del 23,5 por ciento frente al mismo periodo del año anterior.

La asociación prevé que la producción se sitúe en 3,42 millones de unidades este año, un aumento del 1,1 por ciento en relación al año pasado, cuando se produjeron 3,38 millones de vehículos.

Las manufacturas brasileñas han sufrido el impacto negativo de la crisis internacional, por lo que el Gobierno brasileño ha lanzado un plan de estímulo para el sector que prevé la reducción del impuesto sobre productos industriales para compañías automotrices instaladas en el país que amplíen inversiones o presenten proyectos de innovación tecnológica.