La empresa de alimentos Kraft Foods Inc. planea dividir sus operaciones en dos compañías que coticen en bolsa, una dedicada a golosinas y la otra a su negocio de comestibles en Norteamérica.

La sorpresiva noticia, anunciada el jueves, hizo subir las acciones del mayor productor de alimentos del país antes de la apertura de los mercados. La decisión del gigante de los alimentos de separar sus crecientes operaciones en el extranjero de sus unidades nacionales de comestibles resalta el creciente enfoque de compañías estadounidenses en los mercados emergentes.

"Hemos alcanzado una etapa en nuestro desarrollo con nuestra unidad internacional de golosinas y la unidad nacional de comestibles para supermercados en el que ambas se benefician de funcionar separadamente y concentrarse en sus puntos fuertes", dijo la presidenta y directora ejecutiva Irene Rosenfeld en una teleconferencia el jueves.

La división ocurre cuando más empresas, entre ellas las detallistas Wal-Mart Stores Inc., Target Corp. y las que venden a precios muy baratos, han aumentado sus secciones de alimentos para aprovechar la tendencia de los consumidores de consolidar casi todas sus compras en un solo comercio.

La empresa de golosinas, con marcas como las galletas Oreo y la goma de mascar Trident, podría incluir Kraft Foods Europe y sus filiales en los mercados emergentes, así como el negocio de aperitivos y golosinas de América del Norte. Sus ingresos anuales son de 32.000 millones de dólares.

El negocio de venta a supermercados, con ingresos de 16.000 millones de dólares, abarcaría la sección de bebidas, quesos, comida preparada y otros alimentos y productos diversos en Canadá y las empresas de alimentación, como cafeterías de empresas.

Kraft dijo que espera completar los planes de la división para fines del próximo año.

Kraft es la segunda compañía grande del sector de alimentos en dividirse este año. Sara Lee Corp. anunció en enero que iba a dividir sus operaciones en dos unidades para el 2012, con una centrada en café y la otra en carnes.

Esa división, no obstante, era esperada. La compañía se había transformado lentamente de una que producía de todo, desde ropa interior hasta pastelería a un negocio concentrado en alimentos, y había estado vendiendo unidades durante años.