La represa de Itaipú, la segunda más grande del mundo, sería el puntal de la interconexión eléctrica en Suramérica si Paraguay comercializara su excedente en el mercado libre de Brasil, país con el que controla la central, dijo a Efe su exdirector paraguayo Carlos Mateo Balmelli.

Esa es la idea que plantea Mateo en el libro "Itaipú, una reflexión ético-política sobre el poder" de la editorial Aguilar, que presentó hoy en el Teatro Municipal de Asunción en un concurrido acto junto al ex jefe de Estado uruguayo Julio María Sanguinetti, entre otros oradores.

"La idea de este libro es abrir un nuevo horizonte de la integración energética, con una propuesta de integración de dos mercados, el brasileño y el paraguayo", dijo en una entrevista previa con Efe Mateo, quien dirigió Itaipú casi dos años, entre 2008 y 2010.

Brasil completó en mayo pasado el proceso legislativo para que Paraguay reciba a partir de este año 360 millones de dólares anuales en concepto de compensación por la cesión de energía paraguaya que recibe de Itaipú, el triple que hasta ahora.

El tratado de constitución de Itaipú, que data de 1973, estipula que Brasil y Paraguay tienen derecho cada uno al 50 por ciento de la electricidad generada por la represa y establece que la parte no utilizada debe ser vendida al otro socio.

Paraguay satisface su actual demanda con sólo el cinco por ciento de la potencia generada.

La triplicación de los beneficios por la cesión de su excedente a Brasil fue acordada en 2009 por el entonces presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y su par paraguayo, Fernando Lugo.

Mateo Balmelli sostiene que con el tiempo caerán esos ingresos al ritmo que aumente el consumo local en Itaipú, por lo que si Paraguay pudiera vender el excedente en el mercado libre brasileño, y no a través de la distribuidora estatal, se daría "un paso cualitativo para lograr una integración energética regional".

Para las autoridades brasileñas es inviable el planteamiento y se amparan en el tratado de construcción de la central, de una época en que ambos países eran gobernados por dictaduras militares, y que tampoco prevé que la energía llegue a terceros Estados.

Para Mateo, el tratado de Itaipú sí permite la aplicación de su propuesta y, en todo caso, la cuestión pasaría por unas negociaciones más políticas que técnicas cuando Brasil "asuma una visión más integradora".

Mateo Balmelli fue sustituido en la Entidad Binacional Itaipú por Gustavo Codas, del sector más izquierdista en la coalición de Gobierno que apoya a Lugo.

Al acto de hoy acudieron el vicepresidente del país, Federico Franco, los presidentes de Congreso y Senado y otras autoridades y referentes políticos paraguayos, así como del empresariado y el cuerpo diplomático.