Autoridades cristianas en Malasia acusaron el jueves a representantes islámicos de entrar ilegalmente en una iglesia y acosar a los invitados en una cena de la comunidad.

El incidente podría volver a encender la críticas de que las autoridades en el país de mayoría musulmana no respetan los derechos de las minorías cristiana, budista e hindú.

Representantes del gobierno han negado repetidamente ser injustos con las minorías, a pesar de las quejas sobre un amplio rango de temas que incluyen disputas en la corte que involucran conversiones religiosas y restricciones contra las Biblias en lengua malaya.

Al menos 20 representantes del Departamento de Asuntos Islámicos del estado central de Selangor y policías entraron el miércoles al salón de una iglesia metodista sin una orden judicial y tomaron fotografías y videos de una cena a la que asistieron más de 100 personas, informó el pastor de la iglesia, Daniel Ho.

Los representantes dijeron que habían recibido una queja no especificada y que estaban registrando detalles de varios musulmanes en la cena, agregó Ho en un comunicado.

Las autoridades islámicas son cautelosos con los musulmanes que asisten a eventos organizados por iglesias por el temor de que intenten convertirlos, lo que sería ilegal bajo la ley malaya.