El Gobierno islamista moderado de Turquía y el Ejército lograron hoy un acuerdo para remodelar la cúpula militar, después de que el pasado viernes dimitieran cuatro miembros del Estado mayor en protesta por la prisión provisional de oficiales acusados de golpismo.

Según informó la cadena NTV citando fuentes de la Presidencia de la República, el jefe de la Gendarmería y único comandante que se negó a presentar su dimisión, Necdet Özel, fue nombrado hoy nuevo jefe del Estado Mayor del Ejército turco.

La reunión entre Gobierno y militares en el Consejo Militar Supremo (YAS), que se prolongaba desde el lunes, fue tensa a causa de las desavenencias entre el estamento civil y el castrense, aunque finalmente ambos cedieron y lograron un acuerdo.

Los medios turcos informan de que el pacto implica que 14 generales en prisión, imputados en un presunto complot golpista, mantenga su rango un año más, sin ser ascendidos, como pedían los militares, ni enviados a la reserva, como reclamaban el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, y el presidente, Abdullah Gül.